miércoles, 29 de diciembre de 2010

Elsner da sus recomendaciones

Las hermanas de Federico, muy entusiasmadas, leen a Elsner una carta que su hermano les escribe y donde cuenta la buena nueva, es decir les platica de la proposición de Kalkbrenner, al finalizar la lectura exclama:
"¡Eso es pura envidia! ¡Tres años!"
Las hermanas Chopin se sorprenden, ya que ellas veían la proposición como una oportunidad única y magnífica para su hermano; Elsner les contesta:
"Conozco a Federico. Tiene buen corazón y carece de vanidad."
Y se apresuró a escribirle a su querido discípulo:

"Con gran placer me entero de que el primer pianista(como tú dices), es decir Kalkbrenner, te recibió muy bien. (En 1805 yo conocí a su padre en París, e incluso entonces su hijo era ya considerado uno de los primeros virtuosos).

También me congratula saber que Kalkbrenner prometió revelarte los secretos de su arte. Pero me sorprende que para eso fije un período de 3 años. ¿Cómo puede saber, después de haberte visto y oído sólo una vez, que necesitas todo ese tiempo para aprender su método? Espero que cuando te conozca más cambie su veredicto.

En la ciencia de la composición, uno no debe establecer reglas, especialmente cuando se trata de discípulos cuyo talento es obvio; hay que dejarlos descubrir por sí mismos dichas reglas, con el fin de que puedan superarse; hay que darles medios de descubrir lo que aún no ha sido descubierto. En la mecánica del arte, para su avance, incluso en lo relativo a la ejecución, es imperativo, no sólo que el alumno iguale y supere al maestro, sino que tenga algo propio, algo que le permita distinguirse él mismo."

Chopin no tomará lecciones con Kalkbrenner, en vez de eso se reunían y tenían intercambio de ideas, un intercambio entre 2 músicos que mutuamente respetaban su individualidad.

Federico se dio cuenta que Kalkbrenner era un clásico, pero que su clasicismo pertenecía a una escuela pasada de moda. Al parecer también comprendió que la carrera de pianista, que pudo haberle parecido tentadora a su llegada a París, no podía sustituir a la dicha de la creación, la cual había experimentado desde sus primeros años.
"Yo voy en mi propio coche; sólo he alquilado un nuevo cochero para los caballos"
Dijo refiriéndose a sus dedos guiados por el inventor del guide-mains (método para aprender el pianoforte publicado por Kalkbrenner en 1831)

lunes, 27 de diciembre de 2010

Regalitos Chopinescos

Comparto con ustedes los souvenirs que me trajo mi prima Maribel de Varsovia y Cracovia y que me entregó la noche de Navidad, sobra decir que me hizo muy feliz! y eso ella lo sabe muy bien :)

En esta primera foto vemos la postal de la copia de la mano de Chopin, un mouse pad, otra postal de la imágen de Chopin que es copia de un daguerrotipo que le tomaron en Londres unos meses antes de su muerte, un pequeño busto de Chopin (nunca había tenido uno) y una pluma que tiene un pequeño grabado y es su firma:



Y ahora a lo anterior se le añade una hermosa taza, es un teclado, de un lado tiene su firma,



y del otro lado su perfil



En las siguientes 2 fotos agregué los presentes que me enviaron por ser uno de los ganadores del concurso los 7 afortunados:





Y por último el cuadrito del librero dedicado a mis músicos favoritos, con un toque navideño; ahí además de las cosas de Chopin, están un par de mini-títeres: uno es de Mozart y el otro de Beethoven, así como un platito conmemorativo de Mozart, el cual me trajeron mis suegros cuando visitaron Viena :)

jueves, 23 de diciembre de 2010

Felices Fiestas!


El 14 de diciembre de 1831 Chopin le escribe una carta a Elsner y al final, en su posdata dice:
"Deseo para todos lo mejor para el nuevo año."
Yo les deseo una muy feliz navidad e igual que Chopin lo mejor para el año que viene, que tengan mucha salud, se diviertan mucho y que estén siempre rodeados de música!

Postal: Las fotos las tomé en la plaza de armas de Morelia, Michoacán; y la imágen de Chopin brindando de el siguiente sitio:
http://chopin2010.pl/en/calendar/list-of-events/cal/event/0/14818-gala-sylwestrowa-dziekujemy-fryderyku.html

jueves, 16 de diciembre de 2010

Francia en 1831

Cuando Chopin llega a vivir a París la situación de Francia era la siguiente: Tenía un rey de 57 años, que no constituía una figura demasiado imponente; físicamente era bajo de estatura con la cara en forma de pera coronada por un copete y flanqueada por gruesas patillas, ojos saltones y cintura gruesa, no parecía ser el descendiente del Rey Sol. Adora el dinero más que la gloria y prefiere las bagatelas a las obras de verdaderos artistas.

Para entonces la población de Francia es de 32,600,000 y en París de un millón de habitantes.

En París hay pocas aceras o ninguna y también muy poca iluminación, la ciudad terminaba en la plaza de la Concorde, antiguamente plaza Luis XV. El Arco del Triunfo es un esqueleto de madera, tela y cartón, símbolo del futuro edificio. Catorce puentes, en lugar de los 27 actuales, cruzan el Sena, el vapor está apenas en sus comienzos.

En esa época las Tullerías, el Luxemburgo y el Jardín Botánico son los únicos jardines públicos de la capital francesa. El Barrio Latino es un barrio de conventos.

Cafés famosos son el Café Torotni, el Café Anglais (imágen tomada de: http://www.paris-bistro.com/culture/histoire/cafe_anglais.html) y el Café de París, los tres muy frecuentados por los artistas y personalidades de la época.

Chopin era amante de la ópera y pronto conoce los 3 escenarios: La Opera, La Opera-Comique y el Theatre-Italien. Las figuras de la ópera en aquella época son: Cornélie Falcon, Nourrit, Duprez, la señora Cinti-Damoreau, la señora Dorus, Dabadie, Levasseur, Derivis y Rosine Stoltz.

Entre todo este mundo de gente, Chopin vivirá apartado de muchas personas, frecuentará sobre todo a sus compatriotas en el exilio, a algunos amigos o mecenas parisienses, y, por supuesto a los de su oficio, sus pares: los artistas, ejecutantes o compositores.

martes, 14 de diciembre de 2010

Admiración por Kalkbrenner

De las personalidades de la música que Chopin recién conoce en París al que más admira es a Kalkbrenner.

Friedrich Wilhelm Kalkbrenner pianista y compositor alemán (a quien vemos en la imagen sacada de la wiki), fue educado en el Conservatorio de París, era un pianista brillante y exitoso profesor, que desarrolló una técnica pianística que permitía mantener la fuerza del músico en los dedos y las manos, en lugar del antebrazo. Se convirtió en miembro de la firma fabricante de pianos de París de Pleyel & Co. e hizo una fortuna por su combinación de arte y negocios. Sus numerosas composiciones son hoy menos recordadas que su libro de instrucción, con estudios, que ha sido desde entonces muy popular entre los pianistas.

La admiración que Chopin siente por él la expresa en una carta que le escribe a Tytus el 12 de diciembre de 1831 y de la que comparto un extracto:

"A través de Paër, quien es el director musical de la corte, he conocido a Rossini, Cherubini, Baillot e incluso a Kalkbrenner. No creerías lo curioso que estaba con respecto a Herz, Liszt, Hiller, etc. Ellos son nada al lado de Kalkbrenner. Confieso que he tocado como Herz, pero desearía tocar como Kalkbrenner. Si Paganini es la perfección, Kalkbrenner es su igual, pero en otro estilo. Es difícil describirte su calma, su encantador toque, su incomparable uniformidad, y la maestría que derrocha en cada nota; él es un gigante y camina por encima de Herz y Czerny y de todos, y sobre de mi. Cuando me presentaron, me pidió que tocara algo; toqué mi Mi Menor. Dejé asombrado a Kalkbrenner, quien en ese momento me pidió que no fuera pupilo de Field, porque tengo el método de Cramers y el toque de Field (eso me fascinó). Estuve más complacido cuando se sentó al piano; nunca soñé con algo así. Desde ese dia nos vemos a diario. Me hizo una oferta, dice que debería estudiar con él por 3 años, y que hará algo grande de mi. Contesté que conozco bien mis carencias, pero que no puedo aprovecharme de él, y que 3 años es mucho tiempo. Pero me ha convencido que puedo tocar admirablemente cuando estoy de humor, y muy mal cuando no lo estoy, cosa que nunca le pasa a él.
Muchos me han dicho que toco admirablemente bien, y que puedo manejar yo mismo mis interpretaciones sin los estudios que el sugiere, que lo hace por arrogancia para que luego la gente me reconozca como su alumno."

Yo creo que era verdad lo que Chopin narra en el último párrafo de su carta, él ya era un gran pianista, y posiblemente Kalkbrenner vio en él a alguien que le daría una fama inmortal.

martes, 7 de diciembre de 2010

Concurso Nacional de Piano Frederic Chopin (La Premiación)

Con el propósito de celebrar el bicentenario del natalicio de Federico Chopin, el gobierno del estado de Michoacán y la embajada de la República de Polonia en México organizaron el Concurso Nacional de Piano Frederic Chopin, dirigido principalmente a niños y adolescentes, ya que el límite de edad fue de 17 años.

El Concurso se llevó a cabo los días 2 y 3 de diciembre en el Teatro Ocampo de la ciudad de Morelia, Michoacán. Yo me enteré de este concurso por ahí de septiembre de este año y desde que supe las fechas hice planes para poder asistir.

En la convocatoria decían que podían participar mexicanos por nacimiento, naturalizados y extranjeros, con residencia mínima de 3 años en México. A propósito de esto, hubo gente en la ceremonia de premiación que preguntaba, incluso a grito pelado de dónde eran los premiados, ya que uno de ellos era visiblemente extranjero, inclusive uno de los jurados, tuvo que salir a decir que la nacionalidad de los chicos no había influido en nada para la decisión de los ganadores. Yo me quedo con mi pensamiento: Chopin es UNIVERSAL.

Los participantes enviaron una grabación propia, en DVD con un preludio y un estudio de Chopin, así como sus datos, la autorización de sus padres y el programa completo de obras de Chopin que interpretarían durante las etapas del concurso.

La primera etapa consistía en seleccionar, de entre los DVDs enviados a los semifinalistas, esto se dio, según la convocatoria el 4 y 5 de noviembre, y de acuerdo con dicha convocatoria, el número de semifinalistas no podía exceder el número de 22 participantes. Con tristeza me entero que el número total de participantes fue menor que eso: 16 y de ellos sólo 10 pasaron a la 2ª etapa. De verdad es triste ver que en nuestro país un concurso como este, especialmente dirigido a la gente menor de edad no tiene eco, yo no pensaba que fuera así. He visto videos dentro de la transmisión vía internet de la Competición Internacional del Piano Fryderyk Chopin, en los que se ven a niños pequeños seleccionando y comprando parituras del músico polaco y fotos de una fila de niños esperando un autógrafo del pianista ganador del segundo lugar Ingolf Wunder (que para mí era quien merecía el primer premio). En México se debe impulsar más la ciencia y la cultura, sólo así saldremos de este gran bache; como dice el rector de nuestra UNAM, José Narro Robles: “LA CULTURA NO ES UN LUJO, SINO UNA NECESIDAD”

La segunda etapa se realizó el 2 de diciembre en el Teatro Ocampo y consistía en la interpretación de un vals y una mazurka y de ahí salieron los 6 finalistas, quienes en la final interpretarían un nocturno y una obra libre, esto fue 3 de diciembre a las 10 am, también en el Teatro Ocampo, siendo la premiación por la noche del mismo día y en el mismo recinto.

El jurado estuvo integrado por el pedagogo y pianista en el Conservatorio de las Rosas, Gerardo Sánchez; por el docente en piano al servicio de la Escuela Popular de Bellas Artes (EPBA), Mario Quiroz; y por el pianista polaco Wojciech Nycz.
Y los premios fueron:

PRIMER LUGAR. Un viaje a Polonia, donde recorrerá la ruta turística diseñada por el gobierno polaco en memoria a Chopin; por 5 días, para dos personas que incluye: hospedaje, alimentación y transporte aéreo México-Polonia-México. Dicho viaje se realizará durante el primer semestre del 2011.

SEGUNDO LUGAR: Un piano vertical marca YAMAHA modelo JU109-PE

TERCER LUGAR: un piano electrónico marca CLAVINOVA. Modelo CLP-330

Yo solamente pude asistir a la premiación, y los ganadores fueron:

Del tercer lugar: María Luisa Ramos Suárez, de 17 años, originaria de México, Distrito Federal y quien radica en Morelia.

Del segundo lugar: José María Espinoza Zúñiga, de 15 años, originario de San Luis Potosí.

Y el magnífico primer lugar: Vladimir Petrov, de 13 años, nacido en Moscú, Rusia, radicado actualmente en San Luis Potosí.

Se celebró una muy deslucida ceremonia de premiación, en la que participaron gente de la secretaría de cultura, del gobierno del estado, así como un consejero de cultura de la embajada de Polonia; y al final los ganadores interpretaron al homenajeado: Chopin

Primero María Luisa Ramos nos deleitó con el Vals Op.64 No.2.

Luego José María Espinoza tocó el Scherzo Op.31 No.2. Al respecto no me puedo quedar callada, sorry, esta es una de mis piezas favoritas y nunca me había parecido aburrida hasta esa noche, creo que este chico debe trabajar más en su interpretación, porque no lo logró, aunque no tengo duda lo hará en un futuro.

Y por último un chico virtuoso Vladimir Petrov. Cuando anunciaron su premio lo llamaron maestro, yo me dije, no es posible que lo nombren así, pero me equivoqué, al escucharlo entendí que él simplemente no tuvo competencia en este concurso. Todavía le falta mucho camino por recorrer y muchas cosas por aprender, ¡sólo cuenta con 13 años!, pero algo es seguro y es que estará en el firmamento de los virtuosos del piano. Nos regaló el Estudio Op.10 No.4, el Andante Spianato y Gran Polonesa y el Vals póstumo en mi menor.

Morelia es una de mis ciudades favoritas y escuchar a Chopin ahí fue una linda experiencia.



Vladimir Petrov

jueves, 2 de diciembre de 2010

Concurso Nacional de Piano Federico Chopin

Hoy y mañana son las etapas finales del Concurso Nacional de Piano Federico Chopin, un evento organizado por el gobierno del Estado de Michoacán y la Embajada de la República de Polonia en México. Esto se celebra en el Teatro Ocampo de Morelia.

En la etapa final de la competición, los participantes deberán interpretar un nocturno y una obra libre, con una duración de entre 2 y 15 minutos, de Federico Chopin.

En dicho certamen se convocaba a niños y adolescentes mexicanos por nacimiento, naturalizados mexicanos y extranjeros. Este concurso tiene como motivo principal celebrar el bicentenario del natalicio de Federico Chopin.

Mañana me lanzo muy tempra para Morelia, y espero prescenciar la final y su premiación, además de pasearme aunque sea un poquito por esa hermosa ciudad, ya les contaré la semana que viene ¿qué tal estuvo?
Actualización:
Mi prima Maribel anda de paseo por Europa y mañana llega a Varsovia, les comparto un mensajito que me mandó al FB:
" Damaris Guadalumpen!!!! estoy muy emocionada de ir a Varsovia solo por ti... me encanta Chopin... pero estan a -20 grados y eso no me detendra para realizar tu encargo... te quiero mucho y sabes que eres una hermana para mi... y voy a cumplir con tu encargo aunque la nieve este a un metro de altura.... te doy mi palabra.... va por ti!!!!!! te mando todo mi amor!!!!"

martes, 30 de noviembre de 2010

Parisino

La vida en París, así como la belleza de la ciudad lo siguen hechizando; pero para permanecer allí deberá pagar un precio muy alto. Le era necesario obtener un permiso seguro de residencia, esto en si mismo no se consideraba ningún problema, pero sabía que la posesión de un documento como ese le traería un conflicto directamente con las autoridades rusas de Polonia y eso lo condenaría irremediablemente a una vida en el exilio. Aún cuando Federico tenía una manera de ser indecisa, esta desición era inevitable; a pesar del amor que sentía por su tierra, por su familia y amigos, la triste realidad era que no había un futuro para él en Varsovia.

Llevaba una carta de presentación que le dio el Dr. Malfatti en Viena y se presenta con ella ante Ferdinand Paër, quien es el director musical de la corte del rey Luis Felipe, y un hombre respetado y con cierta autoridad por su estatus. Paër le da otra carta, esta vez una oficial dirigida a la oficina de pasaportes:

"Este joven me ha sido altamente recomendado y pido protección para él. Es polaco, deportado durante la revolución de Varsovia, se dirigió a Viena, donde fue muy apreciado por la prensa y la sociedad. Tiene cualidades y ha sido muy bien educado."

El trámite fue completado éxitosamente y desde ese momento Chopin fue legalmente un residente de París, un parisino.

Foto: Ferdinand Paër tomada de la wiki

viernes, 26 de noviembre de 2010

París: su nuevo "hogar"

¿Cómo ve París Chopin? Nos podemos dar cuenta en una carta que escribe a Tytus y que comparto en este post:

"He llegado a París sin demasiados esfuerzos, pero con grades gastos. ¡Que ciudad curiosa! Todos los franceses brincan y parlotean, aunque no tengan un céntimo... Me alegra ver lo que he encontrado en esta ciudad: los primeros músicos y la primera ópera del mundo. No me queda duda de que me quedaré más tiempo del que pensaba, y no porque aquí esté tan bien, sino porque poco a poco llegue a estarlo... Aquí se encuentra todo al mismo tiempo, el mayor lujo y la más grande suciedad, la mayor virtud y el vicio más grande. A cada paso carteles que se refieren a enfermedades venéreas; ruido, estrépito, alboroto y fango, más de lo que resulte posible imaginar. Uno desaparece en este paraíso y eso es muy cómodo: nadie se interroga sobre el tipo de vida que uno lleva; se puede salir en pleno invierno vestido en harapos y frecuentar la más alta sociedad. Habito en el 27 del bulevar Poissoniere, en el quinto piso. ¡No podrías creer lo bonita que es mi vivienda! Tengo un cuartito con delicioso mobiliario de caoba, con un balcón que da a los bulevares y desde el cual descubro París desde Montmartre hasta el panteón. Muchos me envidian esta vista, pero ninguno la escalera. París es todo lo que uno quiere. Uno puede divertirse, enfadarse, reír, llorar, hacer todo lo que desee. Nadie te dedica una mirada, pues hay millares de personas que hacen lo mismo, y cada una a su manera."

En el tiempo en que Chopin llegó a París, la ciudad es considerada la capital de la cultura en Europa y el mundo. No hay comparaciones en la historia moderna de la galaxia de talento creativo y crítico que se encontraba activo en el París de esa época.

Después de la revolución francesa, los más famosos pintores, escritores, poetas, dramaturgos y brillantes músicos convergen en París. Era común encontrarse al caminar o en algún salón o restaurante a luminarias como Delacroix, Stendhal, Victor Hugo, Heine, Balzac, Rossini, Cherubini, Liszt, Berlioz o Mendelssohn; pronto Chopin formaría parte de ese grupo de luminarias.

Foto: Bulevar Poissoniere tomada de un libro enciclopédico que tengo.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El Revolucionario

Según todas las probabilidades, y debido al estado de ánimo del músico, fue en Stuttgart y durante este período que Chopin compuso los preludios 2 y 24, así como una de mis piezas favoritas para piano: El Estudio Op.10 Num.12 mejor conocido como "El Revolucionario". Al escuchar esta pieza podemos entender la tristeza y desesperación que Chopin sentía por la situación de su tierra, de sus seres queridos y de él mismo. Se volcó en el piano, como él mismo lo expresa y resultado de ello es esta pieza, hermosa, grandiosa, de una voz clara, viril y heroica.

Bernard Gavoty nos dice en su libro que, en lo expresado por Chopin en su cuaderno de notas se puede saber de un sismo que crea una brecha en su vida y en el sentimiento del músico, brecha que jamás se colmará del todo; que entre el Chopin de Polonia y el de París se abrirá el abismo del desarraigo, y que del drama que vivió en Stuttgart jamás se curará.

Federico empacó sus pertenencias, sus manuscritos y su cuaderno de notas y se puso en camino, su destino: París, al que llegaría a mediados de septiembre, para preguntarse allí: ¿Y ahora qué?

sábado, 20 de noviembre de 2010

Tristes noticias

Los presentimientos y dudas expresa en su cuaderno de notas (y que pudimos leer en el post anterior), no lo engañaron se entera que el 5 de septiembre de 1831 los ejercitos rusos han llegado a las fortificaciones de Varsovia. La primera línea de defensa atravesaba Powazki, donde estaba enterrada Emilia, y Wola, la familiar Wola, que Federico había cruzado tantas veces para ir a la finca de los Skarberk, y donde Elsner lo había despedido con su cantata. Las trincheras eran defendidas por el general Sowinski, quien opone una resistencia heroica hasta el instante en que, cercado por el enemigo muere perforado a bayonetazos. Finalmente el 8 de septiembre Varsovia capitula. Esto representó el abandono de toda perspectiva de independencia, el adiós a las bellas esperanzas de desquite que había acunado toda una generación, de la que Chopin formaba parte. Una vez más, Polonia se encuentra en el fondo del abismo.

Después de enterarse de estas terribles noticias, Federico se desahoga en su cuaderno de notas, y se le nota desesperado, impotente y muy triste.

"Stuttgart, después del 8 de septiembre de 1831.
Escribí las páginas precedentes sin saber que el enemigo se hallaba dentro de la casa. Los suburbios han sido destruídos, incendiados.
¡Jan! ¡Wilus! Probablemente murieron.
¡Sowinski, el querido general en manos de esos canallas!
¡Oh Dios! ¿Tú existes? ¡Sí, existes y no nos vengas! ¿No estás ya harto de los crímenes moscovitas? ¿o es que eres moscovita también?
¡Mi pobre padre! ¡El ser más querido, quizá muerto de hambre, sin dinero para comprar pan para mi madre! Mis hermanas quizás han caído bajo la furia de las desatadas bestias moscovitas. Madre tierna y paciente, ¿has sobrevivido a tu hija para ver como pisan sus huesos los moscovitas que vienen a oprimirte?
¡La ciudad incendiada! ¡Ah! ¿Por qué no pude al menos matar a un moscovita? ¡Oh Tytus, Tytus!
¿Dónde está Konstancja? ¡Quizá en manos de los moscovitas! ¡Un moscovita la oprime, la estrangula, la asesina, la mata! ¡Ah mi amada, estoy solo aquí, ven a mi lado para que te enjugue las lágrimas y calmaré las heridas del presente recordándote el pasado, el tiempo en que todavía no existían los moscovitas!
¿Es posible que ya no tenga madre? y yo, con las manos vacías, aquí, sólo suspiro de vez en cuando ¡vuelco mi desesperación en el piano! ¡Para qué sirve Dios, mi Dios, resquebraja la tierra y que ella devore a los hombres de este siglo, que las torturas más crueles atormenten a los franceses que no nos han auxiliado!"
Foto: General Sowinski, imágen tomada de la Wiki.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Una noche en Stuttgart

Con el estado de ánimo decaído y tras su breve estancia en Munich, Chopin dirige sus pasos a Stuttgart.

Mientras tanto en Varsovia, la insurrección mal dirigida por generales incapaces, se desmorona. El príncipe Adán Czartoriski, quien presidía el gobierno nacional, buscaba, por caminos diplomáticos, el apoyo de una potencia extranjera; tan desesperado era el asunto que incluso ofreció la corona real de Polonia a un archiduque austriaco: el duque Reichstadt, cuya respuesta fue que se abstenía. Francia, que acaba de recibir el golpe de una revolución, permanece callada. Polonia estaba debilitada y dividida y los rusos no tardarían en aprovecharse de esta situación.

Lejos de los suyos y deprimido por el resultado mediocre de un viaje desilusionador Chopin se desmorona. Nos deja ver através de su pluma, en su cuaderno de notas, que en su cabeza hay imágenes dramáticas, trastornadoras y macabras:

"Stuttgart, septiembre de 1831 ¡Cosa extraña! Es posible que este lecho en el cual voy a acostarme haya servido a más de un moribundo, y este pensamiento no me produce hoy desagrado alguno.
¿Pero en qué sentido un cadáver es menor que yo? ¡El cadáver tampoco sabe nada de su padre ni de su madre, ni de sus hermanas, ni de Tytus!
¡Tampoco un cadáver tiene una amada, no puede hablar en su idioma a quienes lo rodean! Un cadáver es pálido como yo. Está tan frío como en este momento lo estoy yo frente a todo. ¿Por qué vivimos una vida tan desgraciada, que nos devora, y que sólo sirve para convertirnos en cadáveres?
La una de la noche suena en los relojes de las torres de Stuttgart. ¡Ah! ¿Cuántos seres humanos mueren en este mismo instante en todo el mundo? Todos son hermanos de la muerte.
¿Para qué sirve mi existencia? No sirvo para nada entre los hombres; porque no tengo pantorrillas, ni músculos: una pobre carita... ¿Estaría mejor con pantorrillas? Un cadáver no tiene más que yo. Otra semejanza. Decididamente, no me falta mucho para fraternizar con la muerte...
¿Konstancja ha simulado que me amaba? ¡Es un enigma sin resolver! ¿Me ama de verdad? ¡Que haga lo que quiera!
¿Estas son lágrimas? Hace tiempo que no brotan de mis ojos. ¡Una tristeza seca me había invadido desde hace tiempo, que me era imposible llorar desde hace muchos dias!
He dejado de llorar. No cabe duda de que fue una especie de muerte momentánea de mis sentimientos; durante unos instantes morí para mi corazón. O más bien mi corazón murió durante un momento para mí ¿Por qué no para siempre? ¿Es posible que eso me resultara más soportable? Solo, solo...
¡Ah mi desdicha no se puede describir! Mi pasaporte vencerá el mes que viene, y ya no podré vivir en el extranjero; por lo menos no podré hacerlo oficialmente. Y entonces me pareceré más a un muerto..."

martes, 16 de noviembre de 2010

Munich

Ahora sí retomo este blog con la decisión de publicar más seguido acerca de la vida de Federico Chopin. En el último post en el que platiqué de su vida, dejamos a Chopin en Viena a punto de abandonarla, después de un concierto que no tuvo el éxito esperado, y de una estancia en la ciudad austriaca que en vez de remunerarlo le hizo gastar más dinero del planeado.

El 20 de julio de 1831 se despide de Viena, y en compañía de su amigo Kumelski atraviesa el hermoso valle del Danubio, cruzaron Linz y Salzburgo hasta que finalmente llegaron a Munich, donde Federico se integró rápidamente al mundo de los músicos. Conoció a Berg (compositor), a Stunz (director), a muchos cantantes; y se hizo amigo de Peter von Lindpaintner, a quien se le consideraba como el maestro de la batuta alemana. Por iniciativa de aquellos músicos, Chopin dio un concierto en la sala de la Sociedad Filarmónica de Munich el 28 de agosto. En este recital toman parte varios cantantes y 2 virtuosos del clarinete: Bärman y Schubert; Stunz dirigió el concierto. Por su parte, Chopin tocó su Concierto en mi menor y la Gran Fantasía sobre Aires Polacos. Sólo hubo una reseña de este concierto, la cual fue inteligente y favorable, en ella se destacó la técnica del pianista y la delicadeza de su toque, así como la eficacia del Concierto y el encanto de la Fantasía.

Pese a ello, Federico se siente triste y desesperado por no tener noticias de los suyos, lo acosan ideas sombrías y escribe en su cuaderno de notas:

"Aspiro a la muerte, querría volver a ver a mis padres. La imágen de ella está ante mis ojos. Todo lo que he visto en el extranjero hasta ahora me parece viejo, insoportable, y sólo sirve para que añore más mi hogar, aquellas benditas horas que entonces no supe apreciar. Esta gente nos es mi gente. Hacen todo de un modo ordenado, chato, mediocre y eso me mata. No querría jamás sentirme mediocre."

sábado, 6 de noviembre de 2010

Los siete afortunados

Durante el mes de septiembre, interneteando me encontré un concurso polaco, el cual consistía en una trivia de 7 preguntas acerca de la vida de Chopin en Varsovia, y yo las quería responder, naturalmente vi los premios y eran muy agradables, aunque para ser sincera, no pensé que pudieran ser enviados desde tan lejos, si es que tenía la suerte de ganar alguno. El concurso se llama The Lucky Seven o los Siete Afortunados, participaron más de 3300 personas, y sus premios:

Primer premio: 7 bicis de alta calidad y muy bonitas.
Segundo premio: 77 libros "Frederic Return to Warsaw"
Y Tercero: 777 chocolates.

Mi premio es uno de los 777 chocolates, en concreto el número 170, está muy hermoso, es en forma de teclado de piano, y viene acompañado por un par de stickers que ilustran unos murales de Chopin que hay en Varsovia, además de una carta que está escrita en polaco y que no puedo leer, ya una alma caritativa en el facebook se ofreció a traducirla y podré saber lo que dice y claro lo compartiré en este espacio, mientras les dejo una foto con mi chocolate, stickers y la carta en polaco.

No está demás decir que me emocionó mucho recibir el sobre, y más cuando ví que venía desde Varsovia.





ACTUALIZACIÓN:
Aquí está la carta que un contacto del NIFC del FB, llamado Kuba Wadolowski me hizo el favor de traducirme al inglés ¡MIL gracias Kuba! :)

"Querido Señor(a)

Felicitaciones por el preciso conocimiento acerca de la vida de Federico Chopin. Gracias por participar en la competición de 'Los Siete Afortunados', la cual fue organizada en ocasión del 200 aniversario del cambio de residencia de Chopin de Zelazowa Wola a Varsovia.

Esperamos que el encontrarse entre el grupo de ganadores, motive su interés por la ciudad de la juventud de Federico Chopin, y sea un embajador de Varsovia.

Agradeciendo su tiempo y participación le enviamos unos stickers con las imágenes de 2 murales que pueden ser admirados en Varsovia, en la calle Tamka, cerca del Museo Federico Chopin.

Mis mejores deseos
Director
Buró de Promoción y Fomento de la ciudad

Andrzej Mankowski"

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La carta de Witwicki

"Querido señor Federico:

Permítame recurrir a su memoria y agradecerle por sus admirables canciones. Han gustado infinitamente, no solo a mi, sino a todos los que las escucharon; y usted admitiría que son hermosas, si las oyese cantar por su hermana. Usted debería ser absolutamente el creador de la ópera polaca; tengo la profunda convicción de que podría llegar a serlo y, como compositor nacional polaco, abrir a su talento un camino riquísimo, que lo conduciría a una nombradía poco común. Siempre que tenga en cuenta la nacionalidad, la nacionalidad y una vez más la nacionalidad; es una palabra casi vacía de sentido para un escritor común, pero no para un talento como el de usted. Existe una melodía natal, tal como existe un clima natal. Las montañas, los bosques, las aguas y las praderas tienen su voz natal, interior, aunque no todas las almas la perciban. Estoy convencido de que la ópera eslava, llamada a la vida por un verdadero talento, por un compositor pleno de sentimientos y de ideas, brillará algún dia en el mundo musical como un nuevo sol. Y es posible que se eleve por encima de todas las demás, y que tenga tanta melodía como la ópera italiana, más sentimiento y muchísimo más pensamiento. Cada vez que pienso en ello querido señor Chopin, me dejo acunar con la dulce esperanza de que usted sea el primero que sepa bucear en los vastos tesoros de la melodía eslava; sino sigue ese camino, renunciará voluntariamente a los más bellos laureles. Deje la imitación a los otros; que los mediocres se ocupen de eso. Sea original; nacional. Al comienzo, tal vez no sea entendido por todos, pero la perseverancia y la cultura en un campo elegido por usted le asegurarán un nombre en la posteridad. Quien quiere elevarse en un arte cualquiera y llegar a ser un verdadero maestro, debe perseguir siempre un gran objetivo. Perdóneme por haberle escrito esto, pero créame que estos consejos y estos deseos los dicta una sincera amistad, y la estima que me inspira su talento. Si va a Italia, hará bien en detenerse cierto tiempo en Dalmacia e Iliria, para conocer las canciones de ese pueblo hermano, lo mismo que en Moravia y Bohemia. Busque melodías populares eslavas, tal como el mineralogista busca las piedras y los metales en las montañas y los valles. Inclusive es posible que le parezca conveniente anotar ciertos cantos; para usted esa sería una colección de suma utilidad. No hay que lamentar el tiempo que emplee en eso. Perdón una vez más, por mis garabatos inoportunos; abandono este tema.

Sus padres y sus hermanas gozan de una salud perfecta; de vez en cuando he tenido el placer de verlos. Aquí todos vivimos en una fiebre constante. Hasta ahora mi salud ha sido tan mala, que no he podido ponerme en campaña. Mientras todos los demás 'jugaban a las balas', yo me divertía con mis píldoras; sin embargo formo parte de la artillería de la guardia nacional. Me han dicho que allí usted se aburre y languidece. Me pongo en su situación; ahora ningún polaco puede estar tranquilo, cuando su patria se juega por la vida o la muerte. Sin embargo hay que anhelar que usted siempre recuerde, querido amigo, que se ha ido no para languidecer, sino para perfeccionarse en su arte, y para convertirse en el consuelo y la gloria de su familia y su país. Me permito enviarle estos consejos con la autorización de su respetable madre. En verdad, para que el trabajo dé frutos es preciso tener el espíritu libre, sin inquietudes y sin preocupaciones.

Hasta pronto, querido señor Federico, le deseo salud y todo el bien posible.

Su amigo Witwicki"

Una carta muy emotiva, llena de consejos útiles y sabios, y no sólo para Chopin, sino para cualquiera que la lea.
Imagen: Stefan Witwicki poeta polaco.

Fracaso en Viena

Recuerda a sus seres queridos y a la patria herida con angustia, y le escribe a Matuszynski:

“Estás en el ejercito. ¿Han cavado trincheras? ¿Y mis pobres padres? ¿Qué hacen mis amigos? Vivo con ustedes, de buena gana moriría por ti, por todos. ¿Por qué estoy tan abandonado? Diles a mis padres que me siento contento. Quizá viaje a París dentro de un mes, si todo está tranquilo. Hoy es año nuevo, ¡y cuán tristemente lo empiezo! Quizá no llegue a ver el final de esto…”

Y en su libreta anota: “¡Cuán extraño y triste me siento! No sé qué hacer. ¿Por qué estoy tan solo? Ni la música me consuela hoy.”

No tiene ganas de dar conciertos y las condiciones tampoco son favorables. Los sucesos de Varsovia, lejos de hacer que en Viena simpaticen con un artista polaco, proyectan sobre él una sombra de sospecha. Además el gusto del público ha cambiado, se interesan más en bailes, valses y diversiones, dejando los conciertos serios en un segundo plano. Haslinger sólo imprime a Strauss. Sin embargo Chopin decide dar un concierto, el 11 de junio de 1831, en el Kärthnerthor-Theater, el programa fue:
Obertura de Euriante - Weber
Allegro del Concierto en mi - Chopin
Romanza y rondó del Concierto - Chopin
Un concierto sin historia, sin ganancias y sin mañana.

Sin lugar a dudas esta segunda estadía en Viena concluye en un fracaso. No ha ganado un céntimo y en cambio gastó mucho dinero. Recurre a su padre, quien le envió un pequeño refuerzo, acompañado de recomendaciones de ahorro. Además tiene problemas con su pasaporte, lo hace sellar para Inglaterra, mencionando un simple paso por París.

Decide pues abandonar Viena y justo en el momento de partir, recibe una carta de su amigo, el poeta Esteban Witwicki, es una carta emocionante y significativa que reaviva un escrúpulo en Chopin, quien no tiene el sentimiento de haber servido bien a su patria durante estos 8 meses que pasó en Viena. Esa carta será su evangelio en los años de exilio; y que podremos leer en el siguiente post.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Calaverita para Chopin


El día de mañana se celebra aquí en México el día de muertos, mucho se sabe de la manera que tenemos los mexicanos alegre y jocosa de celebrar a nuestros muertos y con ello de convivir con la misma muerte. Como parte de esta celebración se elaboran hermosas y deliciosas ofrendas, con los platillos que a los muertos ofrendados les gustaban en vida. Otra tradición alegre y singular son las calaveritas literarias, en las que con versos se recuerdan a los muertos o inclusive a la gente viva.

Como ofrenda a mi querido Chopin escribí la calaverita que les comparto en este post e hice una ofrenda visual que pueden ver en la imágen de arriba. ¡Feliz día de muertos!

Una tarde de otoño Chopin uno de sus valses tocaba,
Atento como estaba en las naturales, sostenidos y bemoles
No se percató que desde un rincón la huesuda atenta le escuchaba,
Era una hermosa melodía inspirada en sus amores,
A Konstancja, a Alejandrina y a la Sand él recordaba.

La catrina se decía: Es tan pálido y delgado
Se parece a mí en extremo,
Y me gusta tanto que a este dandy, con todo y guantes blancos yo me llevo.

Chopin detiene su interpretación y saluda a la calaca
¿Cómo estás querida dama? Hace tiempo que te espero,
Debes saber que muchas melodías pensando en ti he compuesto,
Pero es una en especial la que para ti quiero tocar
Marcha Fúnebre se llama y bien sé te va a gustar.

La dama eterna, sentada al lado del genio musical se deleitó con la hermosa y triste melodía.
Al terminar Chopin quiso saber si a la dama había agradado
La Marcha Fúnebre tal como él había pensado.

Toda tu música es hermosa y no es ésta una excepción,
Pero curiosa como soy quisiera yo saber
¿Por qué abunda la tristeza cuando en mí se piensa?
No soy triste mírame,
Soy coqueta, animosa y seductora
Toca una mazurka y ya verás que bien sé lo que es bailar.

La mazurka fue tocada y también muy bien bailada,
La catrina dijo al músico: Dime ahora amado Fryceck que serás mi compañero,
Que tomados de la mano la eternidad compartiremos,
Y tus valses y mazurkas muy juntitos bailaremos

El polaco gustoso accedió y desde entonces, cada vez que la huesuda reclama la vida de un mortal, el moribundo tiene la dicha de escuchar las suaves notas de la Marcha Fúnebre del delgado y pálido Chopin.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Soledad en Viena

Federico trata de distraerse, sus amigos de la colonia polaca lo visitan y con ellos evitaba abrumarse por la situación de la patria.

Escribe a sus padres platicando su vida, les cuenta que Hummel está terminando un retrato suyo y se los describe:

"En el estoy en un taburete, vestido con un batón, y el rostro inspirado, no sé por qué".

Hace amistad con Joseph Slavik, primer violinista de la orquesta imperial y colabora con él en algunas variaciones de Beethoven para violín y piano.

Strauss y Lanner tocan, en una famosa posada donde él desayuna a veces, los valses vieneses que le encantan y los potpurrís clásicos que lo irritan. Compone un vals y algunas mazurkas.

Sin embargo se siente muy solo, lo atormenta el recuerdo y la incertidumbre de su bienamada ciudad y de sus seres queridos, así lo podemos leer en el siguiente extracto de una carta dirigida a su amigo Jan Matuszynski:

"A media noche me fuí solo a San Esteban. Cuando entré no había nadie allí. Me quedé de pie en el rincón más oscuro, al pie de una columna gótica, no para rezar, sino para contemplar el inmenso edificio a aquellas horas. El esplendor, la grandeza de aquellas enormes bóvedas es indescriptible. Estaba silencioso, sólo de vez en cuando interrumpía mi ensueño el paso del sacristán que encendía las velas. Un ataúd detrás de mí, un ataúd a mis pies... sólo sobre mí no había un ataúd. En mi cabeza se fraguaba una armonía triste... Sentía mi soledad más que nunca."
También recuerda mucho a Konstancja y siente celos de no poder estar cerca de ella y le escribe a Jan:
"Dile que hasta el dia de mi muerte, y que aún después de mi muerte, mis cenizas se depositarán bajo sus pies."
Y en la misma carta una frase que sintetiza la esencia de Federico Chopin:
"En los salones parezco calmo, pero cuando vuelvo a casa me descargo en el piano."
Justamente de esta época data el primer esbozo del Scherzo en si menor, en el que podemos escuchar esa descarga de la que le habla a su amigo: la ráfaga y la canción de cuna, el desencadenamiento del odio y el colmo de la ternura.

Y escuchando esta pieza la frase de Shumann no podía ser más adecuada: "¿Chopin? Cañones bajo las flores"

Foto: Retrato de Chopin realizado por Hummel

lunes, 25 de octubre de 2010

¿Regresar a Polonia?

Federico le escribe a su padre y le habla de su intención de volver a la patria, Tytus ya lo ha decidido. Nicolás le responde a su hijo aconsejándole e incluso implorándole que continúe con sus planes y en su profesión, con la cuál le asegura le será más útil a Polonia que con un fusil en la mano.

La partida de Tytus lo dejará muy solo. Federico acompaña a su querido amigo hasta la estación de posta y se despide de él con el corazón oprimido.

Hay una anécdotra que no se sabe realmente si fue cierta o no, ya que no se tiene prueba alguna de los hechos; la anécdota cuenta que al volver al lugar en donde se hospedaba, Federico se desesperó, no quería quedarse solo, tomó algunos artículos de primera necesidad, corrió de regreso a la estación y alquiló una silla expreso, indicando al conductor la ruta a seguir, con la esperanza de alcanzar a Tytus en la próxima estación. Al llegar allí vió que la estación estaba vacía, la diligencia había partido hacía largo tiempo. Era de noche, lloviznaba y la carretera estaba a oscuras; el coche de Tytus se alejaba cada vez más y Federico recordó los deseos de su padre y con ellos en mente regresó a Viena con el corazón destrozado.
Imagen: Bandera de Polonia en el Levantamiento de Noviembre (1830-1831)

viernes, 22 de octubre de 2010

Concierto en Guanajuato


Ahora si he tenido muy olvidado este espacio, pero desde hoy lo retomaré con constancia, ya que nos falta mucho por recorrer de la vida de Federico Chopin.

Esta vez les platicaré de el Concierto de Homenaje que se le rindió en Guanajuato, durante el presente Festival Internacional Cervantino.

Meses atrás estaba yo muy pendiente de la publicación del programa del Festival Internacional Cervantino (FIC) No. 38, ya que tenía la certeza de se celebraría el bicentenario del natalicio de Chopin. El FIC no me decepcionó, aunque honestamente yo esperaba más conciertos dedicados a mi músico favorito. Continúo, revisando el programa me enteré que el sábado 16 de octubre habría un recital en el que se incluirían los dos conciertos para piano y orquesta de Federico Chopin, en resumidas cuentas un programa escepcional.

Rápidamente le dije a mi esposo que quería yo estar presente y como siempre me dio gusto, así que me ocupé de buscar y reservar alojamiento, transporte y entradas para el concierto. Además mandé a imprimir un par de playeras con imágenes de Chopin, las cuales encontré en la página de la celebración de su bicentenario.

Por falta de vacaciones no pudimos permanecer en Guanajuato más que por un par de dias. Practicamente sólo íbamos al concierto, pero también aprovechamos para visitar algunos museos que nos gustaron mucho:
  • El Museo Iconográfico del Quijote, el cual se convirtió en uno de mis favoritos.

  • El Museo del Pueblo de Guanajuato, en el que había una exposición de música y danza que está muy buena y que me gustó mucho.

  • El Museo de la Alóndiga de Granaditas, que pienso debería tener más explicaciones de lo que es la ciudad de Guanajuato, como por ejemplo por qué está edificada en una barranca, el por qué de sus túneles, al menos yo me quedé con esas dudas. Creo que debería tomar el ejemplo del Museo Regional de Guadalajara y del Museo de la Ciudad de Guadalajara, este último es genial.

  • Me quedé con muchas ganas de conocer el Museo del Siglo XIX, pues ya no nos alcanzó el tiempo para visitarlo; ese es un buen pretexto para regresar a tan hermosa ciudad.
Además de visitar los 2 primeros museos que menciono el mismo día del concierto, pudimos caminar por aquí y por allá dentro del perímetro central de la ciudad y por supuesto tomar muchas fotos, eso sí caminamos con un par de mapas en la mano, los cuales nos fueron proporcionados por Cristina, quien con su esposo Jon, son los dueños del bed and breakfast en el que nos hospedamos, una casa muy linda cercana al centro, aunque no demasiado, lo que lo hace un lugar muy tranquilo, se llama Villa Sueño Azul y lo encontré buscando en internet, las pocas horas que pasamos ahí fueron muy agradables y es seguro que cuando visitemos de nuevo la ciudad de Guanajuato volveremos a hospedarnos ahí.

Bueno pues como les comentaba, caminando llegamos al Templo de la Compañía, donde tendría lugar el concierto, al poner un pie dentro del templo pude escuchar algunas conocidas y queridas notas ¡era Chopin! de manos del pianista que daría el concierto que se encontraba ensayando, y a quien pude sacarle unas fotos a lo lejos (suerte que en ese momento las pude tomar porque durante el concierto estuvieron prohibidas). El Templo de la Compañía es una belleza, como la mayoría de las iglesias que conozco de la ciudad de Guanajuato.

Salimos a pasear un rato más mientras llegaba la hora de formarnos para presenciar uno de los mejores conciertos a los que he asistido. Visitamos el Museo del Pueblo de Guanajuato y chacoteamos por las escalinatas de la Universidad, que es otro edificio de gran belleza.
Cuando llegamos a formarnos la fila ya era grande e inmediatamente empezó a avanzar. Conseguimos buenos lugares, gracias a que se desocuparon algunos asientos reservados para la prensa.

Ahora les doy algunos datos de los músicos que interpretaron a Chopin:
Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, fundada en 1952. Director invitado y asesor musical Enrique Bátiz.

Kun Woo Paik. Considerado como uno de los más importantes pianistas de su generación, este extraordinario ejecutante nació en Seúl y dió su primer concierto a la edad de 10 años. En 1974 hizo su debut en Europa con 3 recitales consecutivos en el Wigmore Hall de Londres. Se presenta regularmente en los más importantes festivales de América, Asia y Europa.

Enrique Bátiz. Es uno de los directores más famosos de Iberoamérica. Ha ganado popularidad y fama internacional al dirigir a más de 500 orquestas sinfónicas alrededor del mundo. Ha recibido distinciones y premios importantes. Ha sido descrito como un artista que trabaja con vehemencia y entusiasmo, manifiesta una compresión profunda, excepcional aún entre los conductores más distinguidos.

Sobre los conciertos de Chopin se mencionó que se considera que con estas obras se despidió de su entrañabla Varsovia para dirigirse a París, ciudad donde lo esperaba la fama y la muerte.

El Concierto No.2 fue el primero en interpretarse, es concierto me gusta mucho, en particular su primer movimiento; pero es el Concierto No.1 el que realmente me encanta y el pianista koreano lo interpretó magistralmente, se me puso la piel de gallina en más de una ocasión y la emotividad de su interpretación hizo que rodara una de mis lagrimitas al escuchar el adagio. La orquesta también estuvo sensacional y se fundió con él en un solo sentimiento.

Al final lo ovacionamos de pié y con mucho entusiasmo agradeciendo su virtuosismo y su entrega en la interpretación. Como encore nos regaló el vals en Do sostenido menor, Op.64 No.2.

Un gran homenaje a Federico Chopin en el Festival Internacional Cevantino 2010.

Pd. El próximo 26 de este mes, dentro del FIC habrá otro concierto dedicado a Chopin, esta vez será un concierto de piano en el Auditorio de Minas, se presentará el maestro Jorge Federico Osorio, si tienen chance vayan!
Foto: La tomé yo desde El Pípila después del concierto maravilloso de Homenaje a F.Chopin

martes, 12 de octubre de 2010

De nuevo en Viena

Federico y Tytus se instalan muy contentos en Viena, compartiendo los gastos de hospedaje.

Federico escribe a su amigo Matuszinski y le pide que esté pendiente de Konstancja, pues sabe que la cortejan oficiales de la guarnición, a quienes se trata de alejar de ella todo lo posible.

Inmediatamente después de su llegada comienza a practicar, primero en la casa de Graff, que como recordamos es un fabricante de pianos, y que poco después le envía un piano a Federico al lugar en donde se hospeda.

Visita a sus amigos Nidecki y Würfel. El editor Haslinger, que fue quien editó sus Variaciones sobre La ci darem la mano, emplea sus astucias con él, lo halaga, para editar sus obras sin desembolsar un centavo; pero en vez de ello se gana el desprecio de Federico quien lo llama ¡Horrible judío! Malfatti, el último médico de Beethoven lo aprecia mucho y le presenta a personas útiles.

Los jovenes polacos están muy animados. Chopin inicia esta segunda estancia en Viena con agradables ocupaciones y grandes planes y esperanzas. Confiaba en la repetición de sus éxitos del año anterior, y en que desde Viena se le abrieran las puertas de otros países como Itala y Francia; pero las cosas no salieron según sus deseos, pues la noche del 29 de noviembre estalla una insurrección en Varsovia.

Dirigidos por el subteniente Wisocki, los alumnos de la Escuela de Tenientes dan la primera señal de insurrección al atacar la residencia granducal. Esta era una insurrección que muchos polacos venían esperando desde hacía muchos años, pero para la cual no estaban adecuadamente preparados. Querían la cabeza del gran duque Constantino gritaban ¡Muerte al tirano!, quien escapó de milagro por un pasadizo secreto.

Constantino retira sus tropas y sale de la ciudad; del lado polaco, el ejercito se une a los estudiantes. Para el 5 de diciembre el levantamiento es general en toda la ciudad.

En Viena, Tytus y Federico pensaban que el anhelado movimiento de liberación de que se habló durante años en el Liceo, en la Universidad, en la pensión y en los cafés llenos de humo, había comenzado. La libertad, aquella palabra misteriosa y prohibida estaba por fin al alcance.

lunes, 11 de octubre de 2010

Escala en Dresde

Federcio y Tytus, una vez que se instalan en Dresde, asisten a un concierto privado para escuchar a Antoinette Pechwell, este concierto tiene lugar en la casa del doctor Kreissig, en el mismo concierto escuchan la obertura de Fra Diavolo.

Asisten a representaciones de la compañía italiana de ópera, que representaba La Muette de Portici (que oyeron 2 veces) y el Tancredi de Rossini.

Les encantó el museo de la pinturas de la ciudad, Federico muestra a Tytus algunos de sus cuadros favoritos y le expresa: "Cuando veo estos cuadros, es como si estuviese oyendo música."

Son agasajados por los patriotas polacos que residían permanentemente en la capital de la última dinastía polaca.

La persona de Dresde que más le gustó a Chopin fue Klengel, a quien había conocido un año antes en Praga; aquel organista de la corte era un hombre encantador e inteligente, sabía de música, era crítico en sus juicios. Chopin tocó para él sus dos conciertos, y comprendió que los elogios que le hizo a la composición y a la ejecución no eran vanos cumplidos. Klengel le instó a que diese un concierto, e incluso inició gestiones para ello, pero sin éxito, ya que no había sala disponible.

Continuaron su viaje a través de Praga, donde sólo se detuvieron un dia, y la mañana del 23 de noviembre llegan a Viena.

Foto: Dresde 1890s Vista desde el puente de Augusto. Tomada de la wiki.

viernes, 8 de octubre de 2010

Primera parada rumbo a París

Hay que tener presente que los planes de Chopin, a pesar de sus presentimientos, eran estar fuera de casa por 2 o 3 años, no sabe, como cualquiera de nosotros, qué le depara el futuro, así que no está del todo triste, le entusiasma y alegra volver a ver a Tytus, a quien encuentra en Kalisz y quien será su compañero de viaje.

Llegan a Breslau, donde escuchan Alpenköning de Roser von Reiter, una ópera basada en un cuento de hadas cómico-romántico de Ferdinand Raimund. Visita al director de orquesta Schnabel, y toca para él 2 trozos de su segundo Concierto y el director opina: "¡Cuánta ligereza tiene su ejecución!"

Schnabel lo invita a participar en un concierto improvisado ante un auditorio de aficionados, al cual Chopin ofrece su Rondo en mi menor y una improvisación sobre temas de La Muda de Portici. De esta experiencia le escribe a sus padres:
"Los alemanes se maravillaron ante mi ejecución, pero no mencionan la composición."
Después de 4 dias salen para Dresde a donde llegan el 12 de noviembre.

Foto: Breslau 1890-1900 tomada de la wiki

miércoles, 6 de octubre de 2010

Compentencias de Piano y de Foto... Avisos

Les tengo un par de avisos:
El primero es que se está transmitiendo en vivo la Competición de Piano Frederic Chopin, que tiene lugar en Polonia la pueden escuchar aquí: http://www.polskieradio.pl/8,Dwojka
Inicia a las 10 AM

El Segundo es que ya están las fotos del concurso de Fotografía para conmemorar el bicentenario de Chopin, se trata de votar hasta el 9 de octubre, las fotos están aquí:
http://www.facebook.com/photos.php?id=62410234396
Yo mandé algunas, no son muy buenas, pero es otra manera de celebrar.

Saludos!

lunes, 4 de octubre de 2010

Adios Varsovia, adios a todos


"¡Adios, pues, a Elsner y a Zwini a quienes no olvidaré jamás! ¡Adios a los amigos ruidosos, lo mismo que a los compañeros discretos! ¡Adios a los cafés donde se reunían, a la calle que recorría para ir a seguir los cursos del Conservatorio!"

Adios a Konstancja, en su album, Chopin lleva los versos que ella le escribió con fecha del 23 de Octubre de ese mismo año y dicen

Sufres las vicisitudes de la suerte,
Es preciso sufrir lo inevitable.
¡Pero tú que no eres olvidado,
Recuerda que en Polonia se te quiere!
Para que la corona de laurel no se marchite nunca,
Dejas a tus amigos queridos, a tu familia amada.
¡Los extraños podrán apreciarte mejor, recompensarte,
Pero por cierto que no podrán quererte más que nosotros!
K.G.
Bajo el último verso, Chopin agrega un "¡Sí, podrán!" designio que hasta la fecha se cumple en el mundo entero.

De su amada se despide el 1 de noviembre al medio dia, en el parque Sajón. Paseraron juntos un rato y se intercambiaron anillos, así como la promesa de comunicarse por medio de Jan Matuszynski. Federico y Konstancja se despiden estrechándose la mano por última vez.

En vísperas de la partida, sus compañeros de estudios y sus amigos le ofrecen una última velada, en la que Chopin recibe una copa de plata que contiene un puñado de tierra polaca, la cual fue esparcida en su tumba.

Finalmente se despide de los suyos, Ludwika le da un anillo tejido con sus cabellos, sus padres y sus hermanas lo acompañan a la plaza del Castillo, donde aborda la diligencia.

Los caballos se ponen en marcha; Federico se aleja de lo que le era más querido: su familia, su hogar, su estudio en el ático, su amor y sus amigos, la calle de su juventud y la ciudad de sus primeros 20 años.

En la carretera de Kalisz, la diligencia se detiene de golpe. Unos estudiantes obstryen el paso; cantan en coro y es Elsner quien dirige una cantata que compuso para despedir al más célebre de sus discípulos, la cantata decía:

"¡Que su talento, que es de aquí irradie a todas partes, a todo el mundo!"

Foto: De la Wiki. Varsovia en 1915: Frente a los Jardines Sajones -destruidos durante la guerra se levantaba la catedral ortodoxa de San Alejandro Nevsky, que los propios polacos demolieron tras adquirir la independencia.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Un aplauso al Maestro Néstor Castañeda y León

Nota de La Jornada:

Luto nacional del piano
Jueves, 30 de Septiembre de 2010 00:00

Escrito por Ismael Álvarez León No sólo en los días hábiles, sino también en festivos, en vacaciones, en las huelgas, llegaba él puntual al cubículo 52 de la Escuela Nacional de Música (ENM) de la Universidad Nacional Autónoma de México en Coyoacán. Iba directamente a su escritorio y, si eras su discípulo, era mucho mejor que ya lo estuvieras esperando sentado al instrumento, practicando.
Su vida fuera de la escuela no fue sencilla durante años y años: estaba a cargo del cuidado de su madre enferma, confinada a su lecho, pero se las ingeniaba para combinar tan disímbolas tareas como lo son la enfermería y la enseñanza del piano. En ocasiones llegaba visiblemente agotado, sin embargo nunca dijo “vamos a descansar un poco.” Casi de manera obsesiva, tenía en la mente la idea de formar músicos; no de los mal llamados así que hábilmente sumen teclas o rasgan cuerdas (cientos de guitarristas fueron a su cátedra de conjuntos instrumentales), sino artistas auténticos, adiestrados por él como si estuvieran en un conservatorio ruso, o al menos europeo.
Néstor Castañeda y León cursó sus estudios musicales en la ENM. Sus principales maestros fueron Miguel Meza en piano y Luis G. Saloma en violín, con quienes realizó notables progresos en muy poco tiempo. Posteriormente fue invitado a continuar sus estudios de piano y música de cámara por la notable pianista rusa Sophie Cheiner en el Instituto Francés de América Latina (IFAL). La intensa disciplina inculcada por Madame Cheiner dio como resultado el que Néstor Castañeda y León alcanzara los más altos niveles de los diplomas otorgados por el IFAL, avalados totalmente por el gobierno de Francia y homologados por la Secretaría de Educación Pública en el grado de Maestría. Posteriormente trabajó intensamente con el notable pianista mexicano Carlos Vázquez, discípulo de Manuel M. Ponce y de Egon Petri.
Durante algunos años se dedicó al concertismo y a la música de cámara. Recorrió gran parte de México, la Unión Soviética, Hungría, y otros países más.
Recibió reconocimientos de artistas renombrados, como la pianista Angélica Morales, e instituciones de renombre. La UNAM lo distinguió como el maestro de mayor rendimiento desde la fundación de la ENM en 1929; asimismo fue el maestro que mayor número de egresados de altura formó en dicha institución. Desde 1971 impartió clases de piano y música de cámara. Posteriormente ganó por oposición las cátedras de piano, conjuntos instrumentales, conjuntos orquestales y música de cámara. Su importante labor docente se vio reflejada en la preparación de sus discípulos, algunos de los cuales han sido merecedores de los primeros lugares en diversos concursos. Por otro lado, dirigió y asesoró un gran número de trabajos de tesis.
Impartió cátedra en la licenciatura y en el posgrado en música desde su fundación hasta recientemente cuando su salud se quebrantó.
¡Cuántas veces lo oímos decir que ya se iba de la escuela! Era su último recurso para instar a que lo aprovecháramos, para que no desperdiciáramos un instante del “poco tiempo que le quedaba ahí.” Muchos no soportamos la férrea disciplina y encallamos, pero – hablando por mí– con ello nunca me invadió un dejo de frustración, más bien un mundo de comprensión ante lo que significaba convertirse en un pianista consumado: “se te tiene que ir la vida en ello”, decía constantemente el maestro.
Néstor Castañeda León falleció en la Ciudad de México durante la madrugada del sábado 25 de septiembre de 2010 después de luchar por semanas contra el cáncer. Hombre fino y culto, amigable, entregado con pasión a su labor; generoso, carismático, que procuraba su salud, y sencillo ante todo, no merecía tal despedida. La pregunta es (parafraseando la letra de Corcovado), ¿no fue ésta una “broma trágica y amarga de la vida”? Descanse en paz.

Fuente: http://www.lajornadamorelos.com/opinion/articulos/91140-luto-nacional-del-piano

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Fijando la fecha de partida

Ya ha decidido marcharse, pero sabe que le costará mucho trabajo y tristezas estar lejos de sus seres queridos. Dejará la casa de sus padres y el grupo familiar donde lo adoran. Significa separarse de los seres que más quería y que siempre lo habían tratado con la mayor ternura. Pero lo peor era su temor, un vago presentimiento (que se haría realidad) de que no se iba por uno o dos años, como todos decían, sino para siempre, presentemiento que le confía a Tytus: "No tengo fuerzas para fijar una fecha; me parece que dejo mi hogar para no volver jamás a él, que me voy para morir. ¡Que triste debe ser el morir lejos del lugar donde uno ha vivido!"

La agitación europea invade Varsovia, donde se multiplican los arrestros; amigos y/o condiscípulos de Chopin difunden los libelos y poemas sediciosos. El zar concentra en Polonia tropas destinadas a marchar contra Francia; pero los polacos jamás aceptarán tomar las armas contra el único país del cual esperan su liberación de la esclavitud rusa. En las calles de Varsovia la tempestad crece.

La fecha de partida se fija para el 2 de noviembre, el día de los muertos.

"Ya he comprado una maleta, mi ropa está preparada, las partituras han sido corregidas, los pañuelos están fileteados, los pantalones terminados. Ya sólo me resta decir mis adioses: es lo más penoso"

Foto: El cuarto de dibujo de los Chopin. Dibujo de Antoni Kolberg, amigo de Federico, le envió este dibujo cuando ya vivía en París, para que tuviera una imágen de su hogar. La tomé del No.2 del Chopin Magazine.

martes, 28 de septiembre de 2010

Concierto en mi menor

A finales de agosto está de vuelta en Varsovia, trabaja en una Polonesa con orquesta y en los detalles finales del Rondo de su Concierto en mi menor, con el Adagio del mismo se siente bastante contento y opina: "No he buscado allí la fuerza. Más bien se trata de una romanza serena y melancólica. Tiene que dar la impresión de una dulce mirada vuelta hacia un lugar que evoca mil recuerdos encantadores. Es como un sueño en un hermoso dia de primavera, pero al claro de luna."

Para ensayar el nuevo Concierto, Chopin reúne al director de orquesta Kurpinski, al violinista Bielawski, a Soliva, Elsner, Ziwni, sus padres y algunos amigos íntimos, entre ellos Matuszinski y Ernemann; este ensayo deja resultados alentadores: Soliva dice que el Rondo le hace mucho honor, Kurpinski elogia la originalidad y Elsner el ritmo.

Se anuncia entonces un nuevo recital. Como en el caso de los 2 primeros, todos los asientos han sido reservados de antemano, 900 personas llenarán la sala de teatro.
El programa es el siguiente:
  • Sinfonía - Görner

  • Allegro del Concierto en mi menor - Chopin

  • Aire con coro (canto Sra. Volkow) - Soliva

  • Adagio y Rondo del Concierto - Chopin

  • Obertura de Guillermo Tell - Rossini

  • Cavatina de La Dama del Lago

  • (canto: Srita.Gladkowska) - Rossini

  • Fantasia sobre aires polacos - Chopin
El concierto se llevó a cabo el 11 de octubre de 1830, todo marchó muy bien y granjeó a Chopin artículos de prensa elogiosos.

Pero, decididamente es preciso partir, en Varsovia no encontrará el desarrollo musical que precisa. En Viena, Milán y París el ambiente será distinto, habrá cantidades de conocedores, aficionados despiertos, críticos dignos de ese nombre. Vayámonos pues, ¡vayámonos enseguida!

jueves, 23 de septiembre de 2010

Chopin y México (2 de 2)

La conferencia de la que voy a hablar en este post, en realidad fue un Concierto-Conferencia se tituló “El papel innovador de Chopin en la música mexicana”, en ella la maestra Eva María Zuk nos compartió sus conocimientos sobre las innovaciones y la influencia de Chopin en la música; conocimientos que se apoyaron en interpretaciones de extractos de piezas de Chopin y de músicos mexicanos.

Para mi fue un privilegio estar ahí, al igual que en la conferencia del Dr. Luis Rublúo. Mi profundo agradecimiento a Joanna Addeo primera consejera cultural de la embajada de Polonia en México por sus invitaciones a eventos extraordinarios como estas conferencias; justamente hoy recibí un correo en el que la Srita. Addeo se despide, ya que regresa a su país y quiero expresarle mis mejores deseos en este regreso a su tierra y en todos sus proyectos futuros.

Lo primero que nos dijo la maestra Zuk, es el porqué eligió el tema de las innovaciones de Chopin en la música y en el piano y es porque hizo transformaciones fundamentales en formas musicales, en la técnica pianística, en conceptos armónicos; innovaciones que nos dice la maestra le propiciaron a Chopin muchas críticas, algunas de apoyo, pero otras detractoras a su nueva modalidad de componer. También nos dice que la originalidad de Chopin lo sitúa como uno de los bastiones en el romanticismo y que fue en muchos sentidos precursor del impresionismo.

La primera de las innovaciones de Chopin a la música que abordó la maestra fue el nocturno y nos dijo: “El nocturno fue una forma musical que inventó un compositor inglés de nombre John Field, y se conocieron en el resto de Europa. Fue realmente Chopin el que magnificó esta forma musical y la convirtió en algo perdurable.
Aquí podremos ver, un trozo del nocturno no.1 de Field.
Eso, obviamente hay una diferencia con, por ejemplo uno de los nocturnos que Federico Chopin compuso en esa misma tonalidad de mi bemol mayor.
Sencillamente en estos 8 compases, donde en el caso de John Field, él aborda básicamente 2 armonías, Chopin aborda como 10 cambios diferentes.
Es decir esta es la diferencia entre un genio musical y gente que no lo fue.”

De los preludios nos dijo: “Los preludios en la época barroca lo más importante, básico que ha habido han sido los preludios y fugas de Juan Sebastián Bach, que abarcó todas las tonalidades, en tonos mayores y menores. Chopin compuso sus 24 preludios, un poco con esa idea, pero claro, actualizándolos a la época que él vivió, a la época romántica evidentemente, y son preludios sin las fugas, que era lo que se componía en la época de Bach, y cada uno de ellos tiene un estado de ánimo especial, son breves, y muchos tienen características de cambios de tonalidades.”

En cuanto a los estudios, que son obras de Chopin que verdaderamente me fascinan, nos comenta que los 24 que compuso también recorren todas las tonalidades mayores y menores y agrega: “En el caso de los Estudios de Chopin, el que influyó mucho fue el violinista Niccolo Paganini, quien andaba haciendo giras por toda Europa y había logrado un nivel de virtuosismo extraordinario en el violín, esto hizo despertar a muchos músicos para tratar de hacer lo mismo con sus instrumentos y en el caso del piano fueron Chopin y Liszt quizás lo que más hicieron para la técnica pianística. No son nada más estudios, por supuesto que sirven mucho para aprender el altísimo nivel de virtuosismo en el piano, pero además son obras de concierto. Esto para los oídos de la gente, en Europa, todavía en la primera mitad del siglo XIX y en México en la segunda mitad del siglo, pues fue como una especie de shock, era muy diferente. Tocaré algunos trozos.
Cada uno de los 24 está pensado para aprender algo sobre los diferentes problemas pianísticos, o proponer nuevos problemas pianísticos y crear el virtuosismo que se necesitaba para tocar estas obras; además con Liszt, con Rachmaninoff y con Brahms, quienes emularon esto, compusieron estudios, precisamente para que la gente desarrollara los medios para poder tocar obras mucho más complicadas; inclusive Richard Wagner estudió la obra de Chopin y por ejemplo hay un número de armonías que hay en Chopin y que son similares al número de armonías que llegó a usar Wagner.”

“Para Chopin el canto era muy importante, hacía un énfasis muy especial en las melodías, y en su música pianística tenía siempre las inflexiones de lo que hacía la voz, y también con su tempo rubato. Tempo rubato significa que, adelanta un poco el tiempo y luego lo repone en otro momento, es decir es un equilibrio pero no es un tiempo cuadrado de un compás digamos 3 o 4 tiempos. Compuso 19 canciones para voz y piano. Emulaba en su música para piano el canto generalmente de una soprano porque sus melodías iban generalmente arriba. Un ejemplo: del primer tema del segundo concierto para piano, como también el tema del piano del primer concierto; se alcanza a ver este tipo de fogueos que hace la voz, y que son realmente una imitación de voz humana en el piano. O el tema del segundo movimiento (del 1er concierto) que compuso cuando estaba muy enamorado de una cantante en el Conservatorio de Varsovia.”

“En lo que respecta a la incorporación del folklore de la música polaca en las obras de Chopin, es muy importante las mazurkas, que eran danzas del pueblo y que había tres diferentes: la mazurka lenta que se llama mazur; la mazurka en sí, normal que se llama mazurek; o la mazurka rápida que los polacos llaman oberek, y lo que hizo Chopin con estas mazurkas fue una serie de experimentos armónicos y además algunos ejemplos de escalas modales que había en esta música eslava y que él empleó y que por supuesto era ajena a los oídos occidentales y que en cierto momento parecían como disonancia, y esto también fue una sorpresa cuando llegó a otros países de Europa, o cuando esto atravesó el atlántico y fue escuchado también por aquí.”

“Y pasamos al fenómeno mexicano, donde se compusieron más de 200 mazurkas, extrañamente, a pesar de que aquí no se sabía cómo se bailaba la mazurka, solamente conocieron las mazurkas de Chopin, la joven generación de músicos que fue justamente la de Felipe Villanueva, Ricardo Castro y posteriormente Manuel M Ponce, y muchos otros; compusieron mazurkas y captaron el ritmo lo cual es un fenómeno extraordinario de empatía, porque es como si en Polonia hubieran llegado partituras de jarabes tapatíos y los polacos hubieran compuesto jarabes tapatíos, más o menos equiparable. Entre las más de 200 mazurkas las mejores son las de Villanueva, Castro y Ponce”

“Ahora, realmente es totalmente un misterio, por qué este fenómeno ocurrió precisamente en México de todo el continente americano, en la demás América Latina no hay casos de mazurkas, en Estados Unidos tampoco, fue en México donde la música de Chopin de alguna manera caló muy profundo en los compositores, en los músicos y en el público.
En el caso de las Baladas, Chopin compuso 4 baladas, es un género épico, por supuesto son bastante conocidas, y lo que hizo Manuel M Ponce con la balada mexicana fue tomar exactamente la forma musical tal y como lo hacía Chopin usando dos temas muy mexicanos el del ‘durazno’ y el de ‘acuérdate de mí no seas ingrata’. Es un ejemplo más de la manera cómo se llegó a nacionalizar aquí las ideas y los conceptos de Federico Chopin en música y en las formas musicales.”

“Y lo que fue todavía más extraordinario es de que se compusieron aquí polonesas, esto sí es algo completamente fuera de lo común, la polonesa era una danza de procesión del pueblo polaco para ceremonias, principalmente bodas, y en el siglo XVII, los músicos que tocaban en los palacios para los grandes bailes, se les ocurrió tomar esta forma musical que gustó tanto que lo convirtieron en un baile de procesión de inicio de los grandes bailes en los palacios, y de Polonia como en esa época la aristocracia se casaba con princesas francesas etcétera, se divulgó por toda Europa, entonces la polonesa llegó a ser algo tan popular, era muy vistoso por supuesto como un baile. Hubo estas polonesas en México, de las cuales Ricardo Castro varias que creo que son las más importantes. La manera como Castro captó el sentido es verdaderamente extraordinario, porque nunca estuvo en Polonia, conoció únicamente la música de Chopin por partituras, y por músicos que llegaban a México a tocar, que no era tan frecuente.
Y pues lo que hizo Chopin con la polonesa fue una transformación muy grande porque ya no fue la danza de procesión, la danza majestuosa, sino lo convirtió en algo muy nacionalista, tipo patriótico, dramático y trágico. Como él salió de Polonia a los 20 años de edad, jamás pudo regresar porque Polonia estaba ocupada por Rusia, realmente no había forma, no había en ese momento un desarrollo musical y no tenía ningún sentido volver; y él siempre sintió esa nostalgia en París, para él era siempre triste la separación, la lejanía, la falta, la ausencia de la familia. Convirtió la polonesa precisamente en una especie de grito a favor de la libertad; y en ese sentido voy a tocar para ustedes la polonesa en la bemol mayor op.53 que es la más conocida.”

Y finaliza: “Espero que esto les haya proporcionado una perspectiva de lo que fue esta música en tiempo de Chopin, cómo fue recibida no siempre de la manera más victoriosa y lo que ocurrió cuando esta música llegó a México, que fue algo verdaderamente muy importante, muy significativo y muy único. Muchas gracias.”

Aquí van también un par de preguntas y respuestas que me parecieron interesantes:

-Público: Felicitarla por lo que nos brindó en el piano, que estuvo maravilloso y una pregunta: A su consideración como conocedora de Chopin, por qué permeó el alma mexicana la música de este señor, estando pues tan alejada de nuestra idiosincrasia como mexicanos.

-EMZ: Eso es precisamente un milagro, eso no tiene ninguna explicación lógica, es una lejanía geográfica muy grande. Por qué la música de Chopin realmente llegó tan profundamente a los corazones de los mexicanos y no a los corazones de los argentinos digamos, en realidad gustó en toda la América Latina , pero el único lugar en donde realmente llegó hasta lo más profundo y donde hubo compositores que crearan obras con ritmos de danzas polacas fue aquí. Yo no encuentro ninguna explicación lógica, me parece que es algo maravilloso, es algo totalmente del carácter espiritual que sucedió; uno de los milagros del arte.

-Público: Muchas felicitaciones primeramente, ahora la respuesta yo la puedo dar a mi modo de porqué tuvo tanto arraigo la música de Chopin en México, por la sensibilidad que tiene el pueblo mexicano y que ha tenido siempre, desde antes de la conquista había una sensibilidad muy especial y la sigue habiendo, nos gusta la dulzura, la pasión, nos gusta la ternura, nos gusta la tristeza también, tenemos esa capacidad, tenemos un rango de sensibilidad muy amplia, y Chopin es muy fácil de impregnar a la personalidad mexicana. Eso es todo muchas gracias.
-EMZ: Gracias. Bueno yo si tengo un sentimiento de que hay algo parecido entre la melancolía eslava, la polaca en particular, y la melancolía indígena, pienso que ahí hay un punto de referencia, que no tiene realmente una explicación especial, pero realmente el indígena el mexicano, tiene una estructura muy diferente de la que tienen otros grupos latinoamericanos y eso muy posiblemente sea el motivo por el cual hubo esta cercanía especial con Chopin, no hubo esta cercanía de la misma manera con compositores rusos por ejemplo, ni con compositores checos, ha sido precisamente con Polonia y con Chopin, hay algo ahí que puede ser ese factor de sentimiento de melancolía, de contemplación, de introspección y creo que tiene usted muchísima razón por supuesto.

Y para cerrar con broche de oro: “Lo más valioso, lo más maravilloso yo creo que es el cariño, el amor ya sea entre las personas, a la música, a las obras, al quehacer humano y a lo que uno transmite a los congéneres, que pienso que es sumamente importante, así que bueno, realmente muchas gracias, ha sido un verdadero placer el haber estado aquí con ustedes.”

La maestra Zuk también nos comentó que estaría este mes de Septiembre en Polonia para dar unos conciertos, los que por cierto fueron a principios de esta semana, y que en ellos, a parte de la música de Chopin incluiría la de músicos mexicanos influenciados por el músico polaco y que explicaría, como lo hizo con nosotros esta influencia, que de hecho la gente polaca no tiene conocimiento al respecto. Ojalá a su regreso nos platique sus impresiones y las de los compatriotas de Federico Chopin.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

100 AÑOS de la UNAM


Hoy la UNAM, mi querida Universidad cumple 100 AÑOS, se dice rápido ¿no?
Celebro este centenario. La UNAM, mi escuela que me llena de orgullo y a la que le tengo una profunda gratitud y un gran cariño.
Y por último, claro está un ¡GOYA GOOOYAAA CACHUN CACHUN RARA CAHUN CACHUN RARA GOOOOOYAAA UNIVERSIDAAAD!

sábado, 18 de septiembre de 2010

Chopin y México (1 de 2)

Como este mes andamos muy patriotas (para los que no sepan los pasados días 15 y 16 se celebró en México con bombo y platillo el bicentenario del inicio de la independencia mexicana), hablaré en este y en el siguiente post de un par de conferencias a las que asistí el pasado mes de Junio en la Fonoteca Nacional, en las que el Doctor Luis Rublúo y la Maestra Eva María Zuk nos explicaron magistralmente la influencia de Federico Chopin en la literatura y la música del México de finales del siglo XIX y principios del XX. Será pues un homenaje a mi querido México y a mi amado Chopin dos bicentenarios que me toca vivir.

La primera conferencia se llamó "Federico Chopin en el Azul de México", estuvo a cargo del Doctor Luis Rublúo quien nos habló de las muestras literarias que hay de la influencia del músico polaco. Esta conferencia me despertó la curiosidad por leer a los autores que el Dr. Rublúo mencionó, así que acompañada de mi esposo me dirigí a las librerías de viejo de la calle Donceles y adquirí algunos libros de ellos y que actualmente esperan su turno para ser leídos.

El Dr. Rublúo comienza por explicarnos el término Azul: “Podríamos suponer al Azul de México, allá por el siglo XIX en un ambiente transparente, cuando el cielo purísimo se retrataba en las aguas del lago de Texcoco, el paisaje del Valle de México retratado por pintores europeos como Egerton o Landesi, por pintores mexicanos según José María Velasco, el descrito en la literatura recordemos el inicio de Visión de Anáhuac de Alfonso Reyes: ‘Viajero habeis llegado a la región más transparente del aire’. No supondremos aquí ese azul que sí caracterizó a México, pero a otro más bien metafórico: al ambiente de los artistas de fines del siglo XIX y principios del XX, el denominado modernismo, sobre todo literario, pero con el influjo de la música, y con las formas y los colores de las artes plásticas; esto es, a un ambiente, el que quedó retratado en la sociedad de la época y en las que contaron buena parte de nuestros más valiosos artistas.

Este vocablo azul determina tal atmósfera espiritual de México, cobija a escritores en todos los géneros: poetas, novelistas, cuentistas, ensayistas, historiógrafos, periodistas, dramaturgos; más pintores, escultores, arquitectos y desde luego músicos. Músicos mexicanos quienes recibieron influencias de maestros europeos, aún cuando en el nacionalismo que despuntaba en el viejo mundo buscaba y encontraba las propias raíces en México”.

El grupo de intelectuales modernistas y románticos de esa época, tuvieron un espacio para expresarse y mostrar a la sociedad su talento, este espacio fue la revista Azul, la cual fue fundada por el escritor Manuel Gutiérrez Nájera en 1894.

Nos dice el Dr. Luis: “He escogido representativos que nos acercan a Chopin, de él hablan, por él y para él escriben, como la referencia que fue, el propio Manuel Gutiérrez Nájera, Amado Nervo, María Enriqueta Camarillo, Rafael Delgado, Ángel de Campo Micrós y Rubén M Campos”.

Voy a citar lo que el Dr. Luis Rublúo nos platicó de estos escritores:

“Según el famoso Duque Job mexicano (Manuel Gutiérrez Nájera), la música de Chopin, así en sus piezas breves para piano tanto como sus conciertos para gran orquesta y piano, logros genuinamente poéticos, esto es, que por cuidadosísimo que hubiese sido en sus técnicas buscó salvaguardar las imágenes en que pensó, de las cuales adquirió inspiración: los bosques, los lagos, las montañas, y de ellas consiguió retener su espíritu transformado en música la cual impregna el espíritu humano de quien la escucha”.

Del poeta Amado Nervo:
‘De las teclas oscuras del piano
No de las blancas, esas no saben suspirar
Arrancan sus nocturnos la espatulada mano
De la silente musa con dulce divagar
Y surge el grito trágico del trágico salterio
Baladas nebulosas de algún perdido edén
Sonatas de tinieblas, rondales de misterio
Nerviosas quejas íntimas del pálido Chopin’ Amado Nervo en Homenajes 1897.
“Los pasajes en torno a Chopin en las páginas de Nervo son muchos, y he debido elegir.
De sus columnas, la que bautizó Fuegos Fatuos, iniciada el 11 de mayo de 1895, es riquísima en observaciones y datos que naturalmente agradecerán siempre los historiadores los sociólogos del arte en especial. Publicó la entrega El Piano, tenía que llamarse así:

‘Ahora bien; en cada temporada de ocho años, ¿cuántas artistas logramos en México?
¡Dese usted una vueltecita por esas calles de Dios y luego eche sus cáculos!
De 40 mil muchachas en pleno estudio, 39 mil son boxeadoras del piano y no pasan de ahí. Nos quedan mil, mas de estas mil, 950 aturden a los vecinos con trocillos de zarzuela, tales como los marineritos, el dúo de la verbena o las seguidillas del Certamen.
Restan 50, 40 de las cuales tocan algo, al pertinaz tejemaneje merced al cual se logra leer una mazurka de Chopin.’

De la fiebre popular por la clases de piano, como sello de las señoritas bien, de las señoritas bonitas, a las jóvenes de veras artistas, y en la cúspide la preferencia de Federico Chopin, y si bien la crónica de Nervo califica de lo logrado por las buenas ejecutantes de piano, podríamos pensar legítimamente cómo el maestro polaco gozo de una enorme popularidad entre las mexicanas intérpretes y los mexicanos escuchas”.

Continuó con la escritora coatepense, que debo decir fue quien más me llamó la atención: María Enriqueta Camarillo (de quien vemos una imágen tomada del sitio: http://www.casamuseomariaenriqueta.com), ya que además de escritora era pianista, estudió en el Conservatorio Nacional de Música aquí en México. Sus músicos favoritos son también los míos. Nació en Coatepec Veracruz, donde hay un museo dedicado a ella y a sus obras, algo que me deja el pendiente de regresar a tan hermoso lugar, ya que cuando fui lo encontramos cerrado; además fue autora de libros de enseñanza, que seguramente ilustraron los años de infancia de mis padres.
De sus libros, en las librerías de viejo no encontré ninguno, pero ya verifiqué en el catálogo de la Dirección General de Bibliotecas UNAM y por supuesto están, al menos los que más ganas tengo de leer.

De ella el Dr. Rublúo nos comenta que tuvo la suerte de conocerla y que ella le transmitió varias cosas que ha aprovechado:
‘La música con su dulzura
No consulta, indecisa
No interroga, vacilante
La música arrastra, lleva, impone, manda.’ María Enriqueta para Chopin Hojas Dispersas. El libro salió publicado hasta 1950.
‘¿Cuál es mi ocupación favorita? Escribir.
¿Y los músicos de mi preferencia? Ah Beethoven y Chopin, sano, fuerte y sencillo el uno, enfermo, frágil y complicado el otro.‘ Se pregunta y se contesta María Enriqueta en su libro autobiográfico “Del Tapiz de mi vida”
“Páginas que redactó desde el siglo XIX y para la revista Azul, y luego ya entrado el siglo XX escritas desde su expatriación en Madrid. Mujer más del siglo decimonónico, aunque sirvió mucho a México con sus ‘Rosas de la Infancia’ y ‘Nuevas Rosas de la Infancia’, aquellos inefables libros de lectura tan cuidadosamente hechos que nos ilustraron a los niños de otros tiempos.
María Enriqueta novelista, cuentista, educadora, poeta, nació en Coatepec Veracruz en 1872, murió en la Ciudad de México en 1968, muy cerca de cumplir 100 años; estuvo casada con el historiador Carlos Pereyra, su trato era tan fino como finos son sus libros, de uno de ellos “Álbum sentimental. Poemas” de 1926, ilustrado delicadamente por dibujos hechos por ella misma. En tal libro hay un poema llamado “Lección” dedicado a Federico Chopin y considero por necesidad reproducirlo aunque apenas diga algo más y no más, y lo ilustra justamente con un detalle de su autoretrato: cabellera, frente, cejas, ojos, nariz por mitad y ya, pero ¡claro que es ella! Dice el poema:
¡Oh música de Chopin!
Música lánguida y triste
Gracias te doy por el bien que me hiciste
Voz hermana, voz clemente
Que te fuiste agotando lentamente como el caño de una fuente
Voz que ternura me diste
Gracias mil te doy también por el bien que me hiciste
Atrás se ha quedado todo
Todo se quedó distante
Y con modo que yo juzgo extravagante
Me obliga inflexible el sino
A torcer por el recodo del camino
Y a seguir hacia adelante
¿Para qué? No lo sé
Quiere que aprecie mejor el sabor de todo lo que se fue
Oh maestro, oh destino
Eres diestro y tu plan es cruel y es fino
¿Quieres darme a comprender todo el valor del ayer?
Lo has logrado
Penetro ya en mi cabeza la tristeza de la palabra pasado
Gózate, clava el punzón
Has querido que yo viva para hender mi corazón con tu lección objetiva
He aprendido esa terrible lección
Has vencido la tolva conjugación
Ya no es para mí hierática
Ya siento claro el efecto del pretérito perfecto
De la sesuda gramática. Escrito en Madrid.
Pareciera que la mayor introspección de la azarosa vida de Chopin convertidos en varios de sus nocturnos, un lenguaje espiritual, ciertamente lo percibiera en determinado momento la azarosa nostalgia de la escritora mexicana en los días de su obligado exilio.
Para María Enriqueta Camarillo de Pereyra la música fue una pasión suya y el piano parte de su vida, y reconoció maestro influyente, diría yo que también en sus libros, así sea por el ambiente del siglo a Federico Chopin”.

El turno ahora es de Rafael Delgado, de él si pude conseguir un par de novelas: Angelina y Los Parientes Ricos. Nos dice el Dr. Luis:
“No escribió para la revista Azul, es más, poco permaneció en la capital de la República, la que sin embargo cuenta y mucho en su narrativa. Sus novelas reflejan aquellas realidades nacionales aún desde provincias, y en tales reflejos se advierten los gustos románticos, precisamente en costumbres. Delgado de celebridad bien ganada sobre todo por sus novelas “La Calandria”, “Angelina”, “Historia vulgar” y “Los parientes ricos”; expone verdades sociales, inclusive de familias gazmoñas e hipócritas, en la última sobre todo, contemplamos aquellos cuadros de la educación femenina durante el siglo XIX y en sus finales. ¿Podría estar ausente Federico Chopin y su música en las pequeñas ciudades como Orizaba y Córdoba en Veracruz? Circundadas de prodigiosos paisajes y campiñas siempre verdes y floridas y alegres. El concepto en torno a Chopin se sigue en la novela en especial en “Los Parientes Ricos”:

‘Toca de Chopin por favor, suplicó Margarita, tras breve preludio que parecía el eco de lejana fiesta, un vals embriagador, cuyo tema parecía desenvolverse como una onda de humo perfumado, brotó del piano en rítmica misteriosa y vaga idealidad sugestiva.’ Rafael Delgado, Los Parientes Ricos, novela publicado en 1905”.

Angel De Campo Micrós nacido en 1868, muerto en 1908. A mi parecer fue el cronista más importante que tuvo en sus años de florecimiento la Ciudad de México, y el Folclore urbano le debe muchísimo.
En una de sus crónicas, aparecida en su columna “La Semana Alegre” iniciada en 1899, concluida por su muerte en 1808, sorprendemos la afligida plática de vecinos porque decían que se acercaba el fin del mundo, que en hojas sueltas se comentaba y divulgaba y cada quien decía algo:

‘Será o no será me importa un tostado de horno. El tal planeta vale bonete y este día me daré mi baño y estaré tomando mi bitter como si tal cosa.” Dijo uno
Y otro: “Yo estaré leyendo mi biblia, eso resulta solemne.”
Pero alguien más expresó: “Yo tocando la Marcha Fúnebre de Chopin’”.

De Rubén M Campos y la celebración del centenario del natalicio de Federico Chopin en México nos dijo:
“Voy a recordar cómo en México se celebró el centenario de Chopin hace 100 años, como ahora lo hacemos, aquí los mismo mexicanos, bueno ahora somos los nietos, bisnietos y demás.

‘Mientras haya juventud en el mundo, corazones juveniles henchidos de amor y cerebros henchidos de ensueños, la música de Federico Chopin será la que interprete mejor la sed de ensueño, el estado del alma que solamente florece una vez en la vida, cuando se tiene 20 años.’ Rubén M Campos en su discurso dicho en el centenario del nacimiento de Chopin en 1910.

A Rubén M Campos le debemos mucho, más o menos recientemente se le ha reconocido con algunas reimpresiones de sus libros beneméritos: “El Folclore y la Música Mexicana” que publicó en 1928, “El Folclore Literario de México” en 1929 y “El Folclore Musical de las Ciudades” en 1930. Su bibliografía es amplísima y también su hemerografía, pero hay un tomo recién editado por nuestra Universidad Nacional: “El Bar, la vida literaria de México en 1900” publicado hasta 1996.
Campos, nacido en Valle de Santiago, Guanajuato el 25 de abril de 1871 y murió en la Ciudad de México el 7 de junio de 1945.
En los citados libros anda Chopin como andar de la mano de los mexicanos y en el último mencionado, Campos hace una reseña de cómo fue conmemorado y celebrado el primer centenario del natalicio del músico el 11 de febrero de 1910. Presentes los más notables pianista de entonces: Manuel M Ponce, Pedro Luis Abujó Garzón, Luis Moctezuma, Ernesto Elorlin, todos ellos interpretaron obras de Chopin en el piano Stenway de la más suntuosa sala del restaurante más lujoso de entonces el Silva, en donde se instaló una gran peana cubierta de terciopelos rojos, sobre el que lució una escultura en mármol, busto de Federico Chopin, y a los pies dos hermosos tibores con arreglos de flores frescas, junto un pódium al que se allegaron poetas y escritores para recordar en semblanzas al insigne maestro ante una concurrencia numerosa de damas y caballeros.
Nos cuenta Campos, casi al final de su crónica, que esta celebración vino a ser la última ofrenda hecha por los artistas mexicanos educados en las manifestaciones del arte romántico, en aras del más alto de sus representantes, no obstante que floreció en una etapa en que florecieron sumos artistas cuyos nombres han pasado a la posteridad y que, a la par de Chopin son los representativos de épocas hiperespeciada del espíritu humano.

El siguiente es un juicio de Rubén M Campos, quien reconoce a Federico Chopin en su libro “El Folclore Musical de las Ciudades” y así concluimos estas notas conmemorativas.
Dice Campos:

‘La belleza de un canto está en el acompañamiento, dijo Chopin, y si a esta belleza armoniosa se añade la belleza intrínseca de la melodía, se tendrá el concepto neto que de la obra de arte debe tenerse, tan bella en su estructura como en el alma que lleva dentro, esta alma romántica de la música popular palpita con más alegría, con más júbilo de haber sido comprendida.’

No, Chopin no corresponde al Folclore de México, pero si podemos comprobar por sistemas folcloristas, que Chopin permanece en el alma de los mexicanos, muchos cuantos lo admiran ahora a 200 años en el segundo centenario.”

Y esto es un resumen de lo que me pareció una conferencia genial y sobre todo de la cual aprendí mucho, en el siguiente post hablaré de la conferencia de la Maestra Zuk: “El papel innovador de Chopin en la música mexicana”.