lunes, 3 de diciembre de 2012

De F. Liszt: Conociendo influencias.


Liszt regresa a su vida social, ya no se recluye más en su casa, muy al contrario, da rienda suelta a la diversión. En el mundo en el que socializa, por supuesto hay más músicos y más artistas en general.

En esta época de su vida conocerá a tres músicos que lo impresionarán mucho y que tendrán gran influencia en su obra.

El primero en aparecer en la vida de Liszt es Héctor Berlioz, un músico francés ocho años mayor que él, es un compositor a quien le gusta innovar y romper con las reglas preestablecidas, hasta ese momento, de la música. Foto tomada de la wikipedia.

Se conocen a finales de 1830 en el estreno de su Sinfonía Fantástica el 5 de Diciembre; al finalizar la Sinfonía, Liszt aplaudió vehementemente, cosa que a Berlioz le llamó mucho la atención. Para F. Liszt, como para todos los presentes lo que escuchaban era algo nuevo, diferente a lo acostumbrado, pero además era algo muy bueno, digno de ser escuchado y ovacionado.

El poeta Heinrich Heine llamó a Berlioz “El ruiseñor gigante, una alondra del tamaño de una águila, la cual se dice existió en tiempos ancestrales.”

Liszt decidió trabar amistad con Berlioz porque sentía identificarse con él, ambos tenían una forma de ser rebelde e independiente, tenían plena confianza en su forma nueva de hacer música, además se caían bien y se apreciaban.

En sus memorias Berlioz escribiría, sobre la noche del estreno de su Sinfonía Fantástica y el primer encuentro con Liszt: “Sentimos una afinidad inmediata y desde ese momento nuestra amistad creció fuerte y confiable. Él literalmente me arrastró a cenar a su casa y me agobió con la fuerza de su entusiasmo.”

Liszt realmente admiraba y apreciaba mucho la amistad de Héctor, en los años siguientes participaría en los conciertos que éste organizaría en París, también F.L. trabajaría en una transcripción al piano de la Sinfonía Fantástica, la cual resultó ser extraordinaria; además nunca dejaría de promover la música de su amigo francés.

Así era Liszt, una vez que alguien ganaba su afecto era muy difícil que lo perdiera, era un amigo leal y cariñoso.

El segundo músico que irrumpe en su vida y que le dejará una huella imborrable es Nicolo Paganini, violinista italiano, quien, como ya hemos platicado en algún capítulo de la vida de Chopin, lograba sacar de su violín sonidos que nunca antes se habían escuchado.

Se decía que quien había enseñado música a Paganini era el mismísimo demonio, tal era el “hechizo” que provocaba su música que era hermosa y de una gran dificultad en la ejecución, a tal grado que era casi imposible que alguien más la pudiera tocar.

En una de sus giras Paganini visitó París y dio su primer concierto ahí el 9 de marzo de 1831 en el Teatro de la Opera y por supuesto Liszt se encontraba entre la audiencia. Lo que vio y escuchó ahí lo impresionó como nunca antes y también lo influyó grandemente. A partir de ese momento decidió que él sería al piano lo que Paganini al violín. ¿Les suena? Creo que Chopin en su momento también pensó algo así.

Poco después de ese concierto, le escribió a su alumno Pierre Wolf: “Por 2 semanas mi mente y mis manos han sido las de un hombre poseído”

Y es que se puso a estudiar como loco durante horas todos los días para lograr tocar en el piano algo de lo que Paganini había presentado en su concierto.

En años posteriores Liszt trabajaría en la música de Paganini, transcribiendo algo de ella al piano, haciendo arreglos magníficos; desarrolló también composiciones propias inspiradas en la música del italiano. Para muestra basta un botón: ¡La Campanella! Composición original de F. Liszt, parte de su obra Grandes Études de Paganini, La Campanella se basó en un tema de la última parte del concierto para violín n.º 2 de Paganini.


Todavía le faltaba conocer a otro de sus “iguales”, a Chopin, esto sucedería antes de terminar el año de 1831, Chopin un hombre 18 meses mayor que él, con aire aristocrático y cuya música es única, delicada y apasionadamente hermosa. De eso platicaremos en otro post.

jueves, 22 de noviembre de 2012

¡Feliz día del músico!

"La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor; sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso" F.LISZT

lunes, 5 de noviembre de 2012

De Chopin: Un Viaje, Conciertos y un estreno espectacular.



Reanudo la lectura sobre la vida de mi querido Chopin y comparto con ustedes los pasajes más importantes.

Continuamos en 1834, en este año Hiller, amigo de Chopin, tiene planeado un viaje a Aix-la-Chapelle para asistir a un festival del bajo Rin, logra convencer a Federico de que lo acompañe, cosa que no fue algo simple, pues a Chopin no le agradaban los cambios y viajar implicaba cambiar su rutina diaria. Ya en el festival asisten a varios conciertos entre los que destacan el de la Sinfonía Júpiter de Mozart y el de la 9ª Sinfonía de Beethoven; acerca de esta última me gustaría saber  ¿Qué habrá sentido Chopin al escucharla? ¿Se habrá emocionado tanto como yo? La primera vez que la escuché fue en un concierto de gala de la Orquesta Sinfónica de Minería en la Sala Nezahualcóyotl, y la verdad que hasta una lágrima me rodo de la alegría y emoción que me provocó escuchar el último movimiento.

En el mismo festival se encuentran a Mendelssohn con quien viajan a Düsseldorf, ciudad en la que es Director de Música, ahí les presenta a Schadow, Director de la Academia de Artes y ante quien los tres músicos tocan el piano, sobre esto escriben tanto Mendelssohn como Hiller. 
Hiller: “Por fin se abre el piano. Yo comienzo y Mendelssohn continúa. Después toca el turno a Chopin. Luego de unos compases, Schadow abre los ojos muy grandes; jamás había escuchado nada parecido.”

Mendelssohn: “Chopin es hoy el primero de los pianistas. Su ejecución nos reserva tantas sorpresas como si nos encontrásemos ante el arco de Paganini.”

Sus pasos ahora se dirigen a Coblenza y luego a Colonia, en donde se despiden de Mendelssohn, ya que es tiempo de regresar a París.

Es en este tiempo cuando Federico reanuda su amistad, esta vez por correspondencia, con los Wodzinska, 3 muchachos que habían sido alumnos de su padre y con quienes lo unía una amistad de varios años. Los Wodzinska salieron de Varsovia y se encontraban viviendo en Ginebra, a donde la condesa, madre de los amigos de Chopin, lo invita a pasar unos días, invitación que declina por el momento, ya que tiene varios compromisos en puerta.

A finales de 1834 y principios de 1835 Chopin participa en varios conciertos. A pesar de que no son muy de su agrado, nunca se negaba a tocar en conciertos organizados por sus amigos.

El 7 de Diciembre, Berlioz lo invita a participar en su concierto, Chopin acepta y toca el larghetto de su Concierto en fa menor.

Tres semanas después, el día de Navidad se presenta en la Sala Pleyel con Liszt e interpretan 2 dúos a 4 manos: uno de Moscheles y el otro  de Liszt, fueron muy ovacionados por su público y aclamados por la prensa. ¡Que suerte para la gente que tuvo ese privilegio de verlos tocar juntos! En esta época sería como, guardando y respetando siempre la distancia entre la genialidad y el mero virtuosismo, ir a un concierto de Lang Lang e Ingolf Wunder.

El 25 de Febrero de 1835  toca con Hiller  en la Sala Erard el nuevo dúo del músico alemán, y posteriormente, en marzo, vuelve a participar en un concierto en la Sala Pleyel, una vez más a petición de sus amigos.

El 5 de Abril hay otro concierto en su haber, esta vez a beneficio de los refugiados polacos, se llevó a cabo en el Théâtre des Italiens, con un gran programa, Hiller y Liszt también participaron y cada uno de ellos tocaron a dúo con Chopin, sin embargo, las críticas esta vez no fueron favorables para el polaco; aunque pronto se quitaría ese mal sabor de boca.

El 26 del mismo mes estrenaría con mucho éxito su Andante Spianato y Gran Polonesa Brillante, en una función de gala de la Sociedad de Conciertos del Conservatorio. A pesar de que fue aclamado por el público por lo brillante de su ejecución, él comenta con Liszt: “No soy adecuado para los conciertos. La multitud me intimida. Su aliento me envenena, sus miradas curiosas me paralizan, y me confunde el espectáculo de tantos rostros extraños”. Será por eso que con estas presentaciones de 1834 y 1835 Chopin puso fin al período de conciertos públicos, y desde entonces, cuando no era en algún salón, sólo apareció en el tablado cuando no podía evitarlo.

Con respecto al Andante Spianato y Gran Polonesa, Justo Romero nos platica en su libro lo siguiente:

Estreno: París, Conservatorio, 26 de Abril de 1835

Intérpretes: Fryderyk Chopin (piano). Orquesta de la Société des Concerts du Conservatoire de Paris.

Dedicada a Madame la Baronne d’Est y se publicó en Mayo de 1836, en Paris, Leipzig y Londres.

La Gran Polonesa Brillante, Chopin la empieza a componer en 1830, pero es hasta principios de 1835 cuando la retoma y la termina, con el añadido del Andante Spianato, el cual se escucha en primer lugar a modo de introducción.

“Conviene señalar que la palabra italiana ‘spianato’ implica en música un canto calmo, suave y sencillo. Pero como señala Gastone Belotti, Chopin no toma el término de la tradición lírica italiana, sino de Paganini, autor de un ‘Cantabile Spianato y Polonesa Brillante’ que interpretó en Leipzig en 1829 y probablemente en Varsovia en algunos de los conciertos que allí ofreció aquel mismo año.”

Dejo el video de la participación de Ingolf Wunder durante la Competencia Internacional de Piano Federico Chopin 2010, interpretando, claro está, el Andante Spianato y Gran Polonesa.

martes, 23 de octubre de 2012

Del conciertazo de Leszek Możdżer



Fui a un concierto de esos de los que no te olvidas nunca, de esos que entre tus recuerdos son parte de tus tesoros, de esos en los que reflexionas y piensas “¡que chido es estar vivo!”

El concierto fue el 4 de octubre dentro del 40 Festival Internacional Cervantino en la Ex Hacienda de San Gabriel de Barrera, en Guanajuato, por supuesto. El artista: Leszek Możdżer, un pianista polaco, alto, rubio, de cabello largo y con lentes, quien ya nos había sorprendido un día antes con sus “Impressions on Chopin” dentro del concierto de inauguración Rock Jazz CHOPIN, del que ya les platiqué.

Debo decir que antes de escuchar al jazzista polaco, el jazz a mí no me convencía del todo. Hoy adoro el jazz de Leszek!

El recital iniciaría al medio día, llegamos un poco antes a un lugar que no conocía y que en verdad es muy hermoso: La Ex Hacienda de San Gabriel de Barrera, mientras nos formábamos para tener acceso al jardín español, que es donde tendría lugar el concierto, pude ver a un hombre alto, de pelo largo y rubio, que usaba lentes y un traje oscuro, estaba sentado en una cafetería que se encuentra a un costado de la puerta de acceso al jardín, tomaba un vaso con agua y observaba al que sería su público.

Nos sentamos en un muy buen lugar desde donde pudimos admirar su manera de tocar el piano, es un pianista extraordinario ¡me recordó tanto a Liszt! Toca tan rápido y siempre se distinguen sus notas, no embarra (como decía mi maestra). Escuchamos diversas piezas de su repertorio, no me sé los nombres y en el programa no las listaron. Mientras tocaba, había momentos en los que sobreponía en las cuerdas del piano toallas, cuentas y vasos, y lograba emitir sonidos semejantes a guitarras o chellos.

Al final le aplaudimos con mucho entusiasmo y regresó dos veces a agradecer, claro que nos regaló 3 encores, de los que pude identificar: el primero fue una improvisación al Vuelo del Abejorro y luego su improvisación a una Mazurka de Chopin, de la cual nos comentó que esa Mazurka le gusta mucho tocarla, porque es muy fácil improvisar de diferentes maneras con ella.

Les dejo este videíto que le tomé mientras improvisaba la Mazurka op24 no2 de Chopin


En la página de este magnífico pianista (www.mozdzer.com) leí que Leszek nació en Gdansk, Polonia el 23 de marzo de 1971 y que toca el piano desde los 5 años, que además de ser un destacado pianista, es compositor y productor. Se graduó en la Academia de Música de Gdansk en 1996.

Tiene en su haber, además de un talento inigualable, galardones que confirman lo anterior, entre otros están el que le dieron en 1992 en la Competición Internacional de Jazz para Juniors. Fue elegido por los lectores del Jazz Forum como el Músico más Prometedor en los años 1993 y 1994, también como el Mejor Pianista de Jazz cada año de 1994 a 2008, así como Músico del Año en 1995,1996 y 2011. Ha sido también reconocido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Polonia por su promoción de la cultura polaca en diversas partes del mundo, esto  en 2007. Obtuvo el premio Fryderyk 2011 por "Kaczmarek by Możdżer", en la categoría de album del año.

Ha colaborado en la grabación de música para películas con Zbigniew Preisner y Jan Kaczmarek, compositor polaco que trabaja en LA, grabando música para la 20th Century Fox y Mira Mar.

Ha sido invitado a tocar con celebridades del jazz polaco. También compone música para montajes teatrales y dancísticos en Polonia. A la fecha ha grabado más de 100 albums, incluyendo muchos que ha lanzado por su cuenta.

Sus improvisaciones en temas de Federico Chopin (que a mi parecer son verdaderamente geniales), lo han consolidado como un gran artista y lo posiciona entre los virtuosos más destacados del jazz europeo.

Dice también su página que Leszek ha visitado todas las ciudades de Europa, así como USA, Kazakhstan, Kyrgyzia, Brazil, Canada, South Korea, Malaysia, Singapore, Japan, Urugway y Chile. ¡Ahora tendrán que agregar a esta lista el nombre de México!

Hay varias impresiones de músicos sobre él, la que cito aquí me gustó mucho: "I consider him to be the greatest talent among Polish jazz pianists of recent years", "Personally, I think Leszek is the best Polish pianist." - Zbigniew Preisner

Pero sin duda, la mejor impresión es la que me dejó en los conciertos en los que tuve la suerte de conocerlo, de escucharlo, de admirarlo, de amarlo.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Del Concierto de Música de Cine de la OFUNAM.

Primer concierto de la tercera temporada del 2012 de la OFUNAM. Música de John Williams, de las películas: Tiburón, La Lista de Schindler, Indiana Jones, ET, y Star Wars.

Eran como las 5 y media de la tarde del 29 de septiembre, cuando llegamos al CCU, temprano, si tomamos en cuenta que el concierto iniciaría a las 8 de la noche, pero en CU siempre hay algo que ver y esta vez nos encontramos con el Festival “En Contacto Contigo” de Cultura UNAM, había teatro, danza, decidores de palabras, venta de libros y un recital de la Big Band Jazz en la explanada del MUAC, y ahí nos quedamos escuchando a la banda por más o menos una hora, dicho recital duró más tiempo, pero el acceso a la Sala Nezahualcóyotl fue a las 7, y nos apresuramos a entrar para tener buenos lugares.

El concierto inició con las fanfarrias que suelen escucharse al inicio de una película. En seguida escuchamos la suite de Tiburón con 3 movimientos: I Tema de tiburón  II Salida al mar y III  Fuga de la jaula.  

A continuación una sublime interpretación de Tres piezas de la Lista de Schindler: I  Tema de la Lista de Schindler, II  Pueblo judío y III  Recuerdos. El solo de violín fue interpretado magistralmente por el concertino de la OFUNAM el maestro Sebastian Kwapisz, ah que interpretación tan bonita y emotiva; por supuesto su público le aplaudimos mucho y nos regaló la repetición de la primera pieza.

Para empezar a subir de tono la emoción siguió la música de Indiana Jones con 6 movimientos: I  Las aventuras de Mutt, II  Tema de Marion, III  El encanto del cristal, IV  Remolino en Academe, V  Tema de Irina y VI  Marcha de los cazadores. El último movimiento, el más conocido ya que es el tema de la película, arrancó los “Bravo” de la audiencia,  escucharlo en vivo fue sensacional una mezcla de emoción y diversión muy particular.

Después del intermedio le tocó el turno a la música de ET de un solo movimiento: Aventuras en la Tierra, que dura varios minutos, ¡Que bonita es! A muchas de las personas que estábamos ahí nos tocó ver estas películas en nuestra niñez y eso crea un ambiente de emotividad muy lindo.

Y para cerrar con broche de oro: ¡Star Wars! 5 movimientos: I  Tema principal, II  Tema de la princesa Leia, III  Marcha Imperial (Tema de Darth Vader), IV  Tema de Yoda y V  Salón del trono y títulos finales. ¡El Tema principal y La Marcha Imperial, fueron espectaculares! Además, yo nunca había escuchado completo el Tema de Yoda, el que se escucha cuando muere y la verdad me encantó, es nostálgico pero también alegre y jovial, ¡me gustó mucho!

El día siguiente, domingo, transmitieron por TeveUNAM el concierto que se daba ese día, con el mismo programa, y escuché las opiniones del Concertino y del Director: Eduardo Diazmuñoz (Director Huésped), y los dos coincidieron en cuanto a la música de John Williams, que el ser música de cine no le resta calidad, que es muy buena música cuyas partituras tienen buen grado de dificultad, ya que se compone de muchos arpegios y escalas, partituras que exigen a los músicos lo mejor de sí, y créanme, el Director y la OFUNAM lo dieron. El maestro Diazmuñoz mencionó que es verdad que en algunas de las composiciones se pueden escuchar pequeñas frases de Brahms y otros músicos, pero que eso no le quita originalidad; también dijo que Williams es un hombre culto y que su música lo demuestra.

Ahora les voy a platicar del encore. Cuando supe del concierto me entusiasmé mucho y desde un inicio quise asistir, además era como mi premio de consolación, ya que por motivos de salud de mi mami, no pude ir al Réquiem de Mozart, desperdiciando las entradas que ya teníamos. Al ver el programa del Concierto de Música de Cine de John Williams me gustó mucho, pero hacía falta una pieza, mi favorita del maestro Williams, a través de mi facebook expresé que sería un enconre maravilloso el Tema de Superman, y cuál va a ser mi sorpresa, que después de muchos aplausos y agradecimientos, regresa el Director para regalarnos una pieza más, al escuchar las primeras notas supe que eran las de mi favorita y me emocioné mucho, nunca la había escuchado en vivo y era uno de mis sueños, ¡gracias OFUNAM por convertirlo en realidad!


Y como dice Juan C. en el sitio de Rock 101: “Una noche en la que confirmo una vez más que el mejor sonido de película NO es el THX, es la OFUNAM”.

De Rock Jazz CHOPIN


Con este maravilloso espectáculo se abrió la edición número 40 de Festival Internacional Cervantino, el 3 de Octubre del presente en la bellísima ciudad de Guanajuato, o el colorido y bullicioso Cuévano del genial escritor Jorge Ibargüengoitia.

Desde que se dio a conocer el programa del festival quise estar presente en la inauguración, pero no pude conseguir boletos, de hecho me dicen que esos boletos sólo se obtienen pocas horas antes del evento y haciendo fila por varias horas. De cualquier manera decidimos que queríamos pasar unos días libres en Cuévano y acercarnos a la Alhóndiga de Granaditas para ver de refilón o meramente escuchar el espectáculo, pero obtuvimos mejor vista de la que esperábamos.

Los papás de mi chamuco nos invitaron al Festival y un amigo de ellos consiguió lugares para ver la inauguración en la Terraza Cervantina, una terracita que se encuentra arriba de una tienda de artesanías, a un costado de la Alhóndiga, y desde donde pudimos ver y escuchar muy bien el espectáculo; yo estaba muy contenta de poder presenciarlo, fue un concierto que cumplió con creces mis expectativas.

Inició con un video con fotos de Chopin y Varsovia, de fondo el vals op.64…. Seguimos con música clásica interpretada por el pianista Karol Radziwonowicz: Fantasía Impromptu, luego se le unió la cantante Anna Serafinska y juntos interpretaron  dos canciones de Chopin: A young girl wish y Spring song, el pianista también interpretó El Andante Spianato y Gran Polonesa, de esta última pieza, he de decir, sin menospreciar a nadie, que prefiero las interpretaciones de la maestra Zuck y del gran Ingolf Wunder (aaayyyy ojalá hubiera venido Ingolf, es austriaco y Austria, al igual que Polonia y Suiza, fue uno de los países invitados del FIC, pero bueno esperemos que en cualquier chico rato nos dé la sorpresa de venir para acá).

A continuación: Jazz con un pianista sensacional! Leszek Mozdzer, quien interpretó Impressions on Chopin, ¡que sorpresa maravillosa escuchar a Chopin a ritmo de Jazz! Pero sobretodo ¡escuchar esa interpretación de Leszek Mozdzer! Sólo pudo decir que ya tiene nuevos fans!!!

¡Y llegó el tiempo de rockear con Chopin! En el escenario estuvieron el grupo Rock Loves Chopin, a quienes ya les presenté en un post pasado:  y Folies Dance Company. Pudimos escuchar: Preludio Op. 28 No. 20, Estudio Op. 10 No. 3, Vals Op. 34 No. 2, Preludio Op. 28 No. 7, si no mal recuerdo, para este preludio se unió en la interpretación la hermosa voz de Anna Serafinska, también escuchamos, Polonesa Militar,  Vals Op. 64 No. 2; todo fue sensacional. Me encantó cuando los bailarines formaron la palabra CHOPIN con su cuerpo, mientras eran iluminados de azul.

Oír en vivo las melodías de Chopin en guitarras metaleras y bataca fue genial e inolvidable, todas las piezas me encantaron pero con las que más me emocioné fue con el Estudio Op. 10 No. 12 (Revolucionario) y con la Fantasía Impromptu, que fue la pieza con la que terminó el espectáculo, y que inició después de que todos los artistas dieron las gracias entre muchos aplausos, y mientras se admiraban en el cielo hermosos fuegos artificiales.

Les dejo este videíto con fotos que tomé en el lugar y algunas otras que bajé de los medios de información electrónicos.


163 años sin Él

Hoy es el aniversario luctuoso de Federico Chopin.
Aunque como bien se dice, una persona no está realmente muerta mientras se le recuerde y Chopin nos dejó su música! Un legado que lo hace inmortal.


lunes, 8 de octubre de 2012

Del regreso de la maestra Valentina Lisitsa a este México lindo y querido


El fin de semana del 14 y 15 de julio de 2012, después de 5 años de ausencia, la maestra Lisitsa nos volvió a deleitar con su arte y su presencia.

Yo cometí el error de comprar boletos para el domingo 15 y no para el sábado 14, ahora me explico. Tanto sábado como domingo se presentó el mismo programa: Rondes de Printemps de Debussy,  el hermoso segundo concierto para piano de Saint-Saèns y Egmont del gran Beethoven. La diferencia entre ambos conciertos: los encores de la maestra Lisitsa!

Algunos días previos a los conciertos, en su página de facebook, me atreví a solicitarle que tocara como encore su pieza favorita de Chopin, me contestó muy alegre que tocaría muchos encores en México y que por supuesto Chopin estaba incluido.

El domingo 15 me presenté en la Sala Nezahualcóyotl  con mucho gusto de escuchar de nuevo y  en vivo a una de mis pianistas favoritas, claro que me llamaba mucho la atención el conocer el concierto de Saint-Saèns  y el resto del programa, pero siendo sincera tenía una ilusión muy especial por escuchar el encore referente a Chopin. Bueno pues ese encore se dio el sábado 14 y no el domingo 15 L. De ninguna manera me quejo del que me tocó escuchar, pues fue maravillosa la interpretación de la Rapsodia No. 12 de Franz Liszt.


Un lector de este blog tuvo la fortuna de asistir al concierto del sábado 14 y me platicó que los encores fueron: El preludio en sol menor op.23 de Rachmaninoff, El nocturno no.2 en mi bemol mayor op.9 de Chopin, Elrkönig de Schubert-Liszt y otra pieza que no logró identificar.

En el concierto del domingo sólo nos regaló un encore: La Rapsodia Húngara No. 12 de F.Liszt, y es que con toda la razón del mundo! Mi esposo y yo, así como la gente que estaba a nuestro alrededor, nos deshacíamos en aplausos pero muchos otros en la sala, cuando la maestra aún estaba dando las gracias después de La Rapsodia, empezaron a abandonarla ya que era el intermedio, de verdad que esa “gente” me enojó mucho, no puedo entender cómo es posible no agradecer un poco más todo el arte que la maestra nos regaló tanto en el concierto como en su encore. A caso esa “gente” pensaría que lo que encontraría en los baños o en el hall de la sala era más interesante???  La verdad que no lo comprendo y tampoco quiero hacerlo.

Es la primera vez, de todos los conciertos que la maestra Valentina ha dado en nuestro país que solamente regala un encore, aunque claro, ¡que encore! muy hermoso y con alto grado de dificultad.

Con un lindo vestido color rosa mexicano, después de deleitarnos con un concierto maravilloso y un encore fabuloso,  al ver a la gente abandonar la sala ella solamente hizo un gesto de “ni modo” mirando las flores que le obsequiaron y se despidió con una sonrisa.

Espero que regrese muy pronto y que en su visita incluya un concierto en solitario, como el de hace ya varios años.

Y volviendo a la petición que le hice, será que El Nocturno No.2 en Mi Bemol Mayor OP.9 de Chopin, que interpretó en el concierto del sábado 14 es su pieza favorita del músico polaco?... le preguntaré por su facebook J


viernes, 6 de julio de 2012

De Liszt: La Revolución de 1830

Después de la decepción amorosa con Carolina de Saint-Cricq y de la forma en que fue despedido de la casa del conde, prácticamente con un sirviente que se hubiera robado algo, Liszt cancela todos sus compromisos, recitales, salones, e inclusive sus clases, por algún tiempo no se deja ver en público y se corre el rumor de su muerte, bueno, hasta se le dedicó un largo obituario en el que se le compara con Mozart y que se publicó en el periódico Étoile.

Cuando se le pasa un poco la depresión, reanuda sus lecciones, la mayoría de sus alumnos retornan a tomar clases con él , pero se encontraron con un Liszt muy distinto, Ferenc se había vuelto un joven serio, silencioso que ya no sonreía.

Durante este período de ausentismo se había refugiado una vez más en la religión, pero esta vez con más apego, tanto, que solamente por las súplicas de su mamá no se marcha a un seminario. Es la revolución de 1830 la que lo rescata de la depresión y la melancolía en las que había caído.

Mientras el gobierno pasaba a manos de Lafayette, Liszt despertaba de su letargo componiendo la Sinfonía de la Revolución. Su mamá decía que el ruido de los cañones era lo que lo habían curado. Los cañones que escuchara durante los 3 días de lucha a finales de Julio de 1830, conocidos como "Les Trois Glorieuses" y que pusieron fin al reinado de Carlos X. Louis Philippe "el rey de los ciudadanos", quien caminaba por las calles de París del brazo de su esposa, tomó el trono.

Los jovenes estaban exaltados ante las nuevas ideas, varios pensadores de influencia contribuyeron en la creación de un movimiento intelectual.

La Sinfonía de la Revolución que compuso Liszt, la pensó recordando la Sinfonía de Batalla de Beethoven.

Un Dato: Liszt no se firmaba como Ferenc, a pesar de que provenía del dominio Astro-Húngaro, tampoco como Francois, le gustaba Franz, pero usaba más F.Liszt o F.L., así que en honor a ese gusto que acabo de descubrir, en este blog me referiré a él de cualquiera de las 2 maneras que prefería.

martes, 5 de junio de 2012

Del Concierto de Lang Lang en el Palacio de Bellas Artes

¿Cómo empezar este post? Confieso me ha costado trabajo, y es que el concierto de Lang Lang del pasado viernes en el Palacio de Bellas Artes me dejó sin palabras.

Pese al tormentón que cayó en el DF, llegue a tiempo para accesar tranquilamente a mi asiento y esperar a que el concierto comenzara.

El vitral de Bellas Artes siempre me ha parecido muy hermoso, engalana el escenario de ese recinto de forma maravillosa. Ahí estaban el vitral y el piano, esperando y con ellos toda una audiencia llena de expectación.

Algunos espectadores de atrás de nosotros decían que si Lang Lang es pura publicidad, que si es puro show, otros que tiene una técnica muy buena; y yo me pregunto ¿por qué hay gente que asume que los ejecutantes de música clásica deben ser acartonadamente elegantes? ¿por qué un joven pianista como Lang Lang les parece menos serio o menos grandioso por peinarse y vestir a la moda, por ser un showman? La música clásica no excluye de todo eso a sus ejecutantes, y sí los hace más atractivos, sin ir más lejos Ferenc Liszt era en su tiempo, además de guapísimo, un showman, y claro Chopin era completamente un dandy, quien siempre vestía con el último grito de la moda para caballero… su genialidad no dependía de ello y no los hacía ni peor ni mejor, simplemente así eran ellos; y eso mismo pasa con Lang Lang quien, a mi particular punto de vista, tiene una técnica extraordinaria y quien, al menos a mi me emocionó y me asombró con su interpretación.

El programa estuvo compuesto por los 12 Estudios Op. 25 de Chopin, "Romance" y “Sueño de Amor” de Ferenc Liszt. Nos regaló 3 encores, y es que el público no nos cansábamos de aplaudirle: Gran Vals Brillante Op.18, Un Estudio de los Op.10, ambas piezas de Chopin, y Una Canción Tradicional China. Todas las piezas me fascinaron, pero me sentí especialmente feliz al escuchar el Estudio Op.25 No.8, que se le conoce también como “La Mariposa”, ¡es tan alegre! siempre logra sacarme una sonrisa. Me estremecí con otro de mis favoritos el Op.25 No. 11 “Viento Invernal”. Con el “Sueño de Amor” me emocioné al recordar a mi maestra, pues era una de sus piezas favoritas, y que además tocaba de lo más lindo, si otra fuera la realidad sé muy bien que ella estaría ahí, sentada a mi lado compartiendo la emoción, la admiración y el aplauso para Lang Lang.

Pd. De la acústica: se escuchan demasiado los ruidos del público, y sigo prefiriendo la de la Sala Nezahualcóyotl.

Pd2. Me encantó ver que Lang Lang tarareaba la música que tocaba, tal como siempre me lo aconsejó mi maestra.

martes, 22 de mayo de 2012

De Chopin: Compañeros de vivienda

Dos de sus amigos polacos y a quienes conoce desde la infancia comparten la vivienda y los gastos de ella con Chopin, no los dos al mismo tiempo, primero es Alexander Hofman y luego, a la partida de éste, Jan Matuszinski. 

En su compañía Federico se siente menos solo y tiene un poco de su país y de sus seres queridos muy cerca, ya que son inevitables las charlas llenas de recuerdos y de música que evocan los tiempos en que eran pequeños y no se encontraban lejos de su tierra.

Alexander es médico y vigila muy de cerca la salud de su amigo, era estricto en las horas de descanso que debía tener, e inclusive hacía saber a los invitados el momento oportuno de su retirada.

Cuando Alexander llega a vivir con Chopin, procedente de Varosvia trae noticias entre las cuales, una alegra mucho a Federico y es que sus hermanas Ludwika e Izabella escribieron un libro para niños: "Viaje del pequeño José desde Varsovia a los balnearios de Silesia, contado por él mismo". Este libro se basa en los recuerdos que Ludwika tenía del viaje a los balenarios que meciona el título del libro y que realizaron ella, Federico, su madre y Emilia. El libro fue publicado anónimamente.

En 1834 y procedente de Alemania llega a París Jan Matuszinski, quien es mucho más cercano a Federico que Alexander. Jan había obtenido un doctorado en medicina en la universidad de Tubingen, en París llega a ser profesor de la Escuela de Medicina, y al igual que Alexander está muy pendiente de la salud de Federico, lastimosamente morirá muy joven, a los 33 años de edad víctima de la tuberculosis.

Cuando Jan llega a París escribe a los amigos de Varsovia: "Mi primera preocupación ha sido la de pasar por casa de Chopin. No puedo decir cuán felices nos sentimos de volver a vernos después de una separación de 5 años. Ha crecido y se ha vuelto fuerte: no lo reconocí. Chopin es ahora el primer pianista de aquí: da muchas lecciones cuyo precio no es inferior a los 20 francos. Ha compuesto mucho, y sus obras son muy buscadas. Habitó con él en el 5 Chaussée d'Antin. Esta calle está un poco lejos de la Escuela de Medicina y de los hospitales pero tengo motivos muy serios para quedarme con él: ¡Lo es todo para mí! Pasamos las veladas en el teatro o de visita a menos que nos quedemos tranquilamente a distraernos en casa".

Jan Matuszinski cambió su residencia cuando se casó.

La imágen es de la Rue Chaussée d'Antin en nuestros días, y la tomé de la wiki.

miércoles, 16 de mayo de 2012

¿Y por qué no? Vamos a rockear con Chopin!

En el 2010, uno de los eventos que se organizaron en Polonia para conmemorar el bicentenario del nacimiento de Chopin fue un concierto de Rock, en él se tocaron melodías de Chopin en tono rockero. Estas melodías se incluyen en un disco llamado Rock Loves Chopin, y son interpretadas por músicos de rock polacos y por el pianista invitado Janusz Olenjniczak; el autor de este proyecto, según la wiki, fue el director de la Estrada Metropolitana Andrew Matusiak.

La lista de las melodías es:

Polonesa en La mayor opus,. 40 N º 1
Vals en re bemol mayor, op. 64 N º 1 - Minuto
Preludio en la mayor opus,. 28 N º 7
Fantasía Impromptu en do sostenido menor, op. 66
Polonesa en La bemol mayor opus,. 53 - Heroica
Etude en do menor, op. 10, N º 12 - Revolucionario
Preludio en Mi menor, op. 28 N º 4
Vals en Mi bemol mayor opus,. 18, N º 1 - Grande Valse Brillante
Nocturno en mi bemol mayor, op. 9 N º 2
Vals en Do sostenido menor, op. 64 N º 2
Scherzo en si bemol menor, op. 31 N ° 2

Bono: Ludwig van Beethoven - Sonata Claro de Luna

Me encontré en youtube unos videos con algunas de las melodías de este disco, les dejo aquí El Revolucionario:



y el Vals Op. 64 No.2

lunes, 7 de mayo de 2012

A 188 del estreno de la 9a


Un día como hoy pero en 1824 se estrenó la 9a Sinfonía de Beethoven. Para mí la más grande obra en cuanto a música clásica se refiere. Se estrenó 10 años después de su predecesora, es decir de la 8a Sinfonía, fue en Viena en el Teatro de  la Corte Imperial. Beethoven reapareció ante el público después de doce años para este evento; la sala estuvo llena, nadie quería perderse el estreno de la sinfonía y la reaparición de Beethoven, esta fue la última vez que se le vió en escena: en los tres años siguientes, se recluyó en casa aquejado de diversas enfermedades que lo postraron hasta su muerte.

La primera vez que la escuché en vivo fue en el concierto de gala de la temporada de verano de 2007 de la Orquesta Sinfónica de Minería, fue una experiencia inolvidable y extraordinaria.

Hace como 2 años mi chamuco-esposo compró un cd con la grabación de la 9a Sinfonía dirigida por Furtwängler en Lucerna y es realmente maravillosa. Les dejo un video que encontré que tiene como fondo el 4° movimiento de esta grabación. Celebremos esta grandiosa y maravillosa obra del gran Beethoven!

miércoles, 2 de mayo de 2012

De Liszt: Su primer amor

Después de la muerte de su padre, Ferenc vive una época de confusión, además de estar en plena adolescencia, empieza a fumar y a beber moderadamente.

Tiempo después le platica a George Sand sobre esta etapa de su vida: “Estaba deprimido por los obstáculos que continuamente encontraba en el camino de mis intentos por seguir la dirección que me dictaban mis pensamientos”.
“No recibí ni una palabra de simpatía o comprensión y no pude encontrar alguien que compartiera mi punto de vista – nadie entre todo el público, me sentía solo dentro de todo el rango de artistas e intelectuales”.

Conoce a Chrétien Urhan de 38 años, quien era organista, compositor y re-descubridor de la viola, a pesar de la diferencia de edades (Liszt cuenta con 17 años) se hacen grandes amigos, y el joven admira mucho al organista. Urhan lo introduce a los cuartetos tardíos de Beethoven.

Para salir adelante económicamente continua dando lecciones. Una de sus alumnas era una hermosa jovencita de 16 años, llamada Carolina de Saint-Cricq, hija del conde de Saint-Cricq, ministro de comercio en el gabinete del rey Carlos X. Carolina y Ferenc se enamoraron perdidamente, la mamá de la joven alentaba este romance, pero cuando el conde sospechó al respecto y descubrió que Liszt prolongaba sus clases innecesariamente hasta casi la media noche, terminó con el romance de tajo y le ordenó al joven músico que no regresara nunca más, y es que aunque Ferenc tenía talento de sobra, no pertenecía a la nobleza y carecía de una fortuna y el conde era muy prejuicioso en cuanto a las clases sociales; para finiquitar definitivamente este amor, casó a Carolina con un aristócrata bearnés, con quien nunca fue feliz.

Liszt siempre idealizó este amor imposible y muchos años después, cuando supo de la muerte de Carolina en 1872 escribió: “Ella fue una de las más puras revelaciones en la tierra de la bendición de Dios”.

sábado, 21 de abril de 2012

De la temporada de verano 2012 de la OSM

La magnífica Orquesta Sinfónica de Minería, publicó en su página el poster de su temporada de verano 2012

Hay dos conciertos que no me quiero perder, el segundo programa, en el cual nos deleitará la maestra Valentina Lisitsa y el quinto programa en el que escucharemos al maestro Carlos Prieto dirigido por su hijo Carlos Miguel.



Les dejo la liga de la página de la OSM por si quieren mirar: http://www.mineria.org.mx/

martes, 17 de abril de 2012

De la última vez que vi a mi maestra de piano


Un 17 de abril, pero de hace 20 años, fue el último día que vi a mi maestra de piano.

Mi Loli, como le decía su hermana también muy querida para mí, además de ser mi maestra virtuosa y exigente, se convirtió en una amiga muy querida, muy cercana y por siempre entrañable.

Bien dicen que el último beso nunca se olvida, yo creo que depende mucho de la persona que te de ese beso y de lo que signifique para cada quien, si me preguntan, he olvidado muchos últimos besos tanto de personas cercanas como no; pero el beso de despedida de mi querida maestra lo llevaré siempre en mi memoria: al despedirnos ese 17 de abril de 1992, nos besamos en la mejilla como siempre, pero me acarició con su mano mi cara y me dijo: “No dejes de estudiar el piano”… todavía la extraño.

domingo, 15 de abril de 2012

De Chopin: Delfina Potocka (Parte 2)

Como mencioné en el post pasado, en 1945 la señora Pauline Czernika, musicóloga y descendiente de la condesa Delfina Potocka declara en Radio Poznan que encontró un fajo de cartas dirigidas a la condesa, cuyo remitente es Federico Chopin.

En ellas Chopin se refiere a la condesa como Findelka, anagrama de Delfinka, diminutivo polaco de su nombre.

Una serie de características y de situaciones hacen afirmar a serios y excelentes estudiosos de Chopin, que estas cartas no son auténticas.

La señora Czernika se compromete a proporcionar copias de los manuscritos, afirma que no tiene los originales, porque según los había mandado a París en 1939 a Edouard Ganche, excelente biógrafo de Chopin, quien afirma no haber recibido nada.

Sólo se pudieron conocer copias de estas cartas, ya que los “originales”, y que supuestamente eran los que se habían enviado a Ganche estaban rotos, en pedazos cuyo orden no era posible restablecer.

Extractos de estas cartas son los siguientes:

“Estoy cansado de hablar en francés en los salones, y soy feliz cuando puedo hablar mi lengoa. Como máximo, te permitiré que sazones tus cartas con un poco de francés”.

De cuando se encontraba trabajando en sus Estudios Opus 10:
“Paso noches enteras con mujeres amadas, mujeres que cantan, porque, después de todo ¿no son mujeres mis estudios? Seguramente tú no estarás celosa de ellas. Los estudios son mis hijas. Amo más que a ninguno el en La menor y el en Do menor. Son los últimos que he compuesto. Los padres siempre prefieren a sus hijos más pequeños”.

“¿Recuerdas la pieza que compuse cuando nos peleamos y nos reconciliamos, 3 días antes de que tú te fueses? Se ha convertido en mi Estudio en Mi bemol mayor; estoy seguro que te gustará”


Según lo que he tenido la oportunidad de leer de la correspondencia de Chopin, estoy de acuerdo con Bernard Gavoty, Jeremy Siepmann y demás biógrafos cuando afirman que es muy raro que Chopin discutiera por breve que fuera su creatividad en las cartas.

Leamos más:
"No os aflijais por mi, mi amor. Con toda sinceridad, puedo deciros que los Estudios no atacaron mi salid. Sólo las mujeres mueren a veces durante el parto. Pero yo sobreviviré sin ninguna duda al nacimiento de mis trabajos".

"En los salonres me admiran, me elogian por mi buen aspecto y mi mirada profunda. Las mujeres giran al rededor de mi como moscas en torno a la miel. Sabeis bien que no exagero, y que querría que fueseis tan fiel como yo soy con vos, aunque me vea expuesto a tan crueles tentaciones..."

"Cuando sucumbo a un gran amor, cuando no puedo resistir a la pasión, cuando las tentaciones me desgarran como podrían hacerlo los colmillos de un perro, olvido el mundo, como ocurrió con vos; y entonces estoy dispuesto a darlo todo a una mujer, a sacrificar mi vida y mi obra. No ocurrió así con las otras mujeres; con ellas, nunca perdí la cabeza..."


Qué raro es este tenor pretensioso de Chopin enorgulleciéndose de sus conquistas femeninas, muy raro en verdad, cuando hasta lo que llevamos visto se le considera un hombre sumamente educado, tímido y respetuoso.

Ahora referencias que hace sobre Franz Liszt, quien lo recibió con los brazos abiertos y le ofreció su sincera amistad al llegar a París.

"Cuando pienso en Liszt como artista creador, me lo represento maquillado, montado en zancos y soplando, fortissimo y pianissimo, en las trompetas de Jericó... o bien lo veo hacer grandes discursos sobre el arte, discutir sobre la potencia creadora y sobre el mejor metodo para crear. ¡Y sin embargo, en materia de creación es un asno! Sabe todo mejor que nadie. Quiere llegar a la cima del Parnaso montado en el pegaso de otro. Esto entre nosotros... Es un excelente encuadernador que pone bajo cubiertas las obras ajenas".

"Hay personas que lo admiran, pero yo afirmo que es un hábil obrero que no tiene ni rastros de talento; disfraza con ropajes diestros la pobreza de su inspiración, lo hechiza y enceguece a uno tan bien con sus acrobacias, que uno juraría que se encuentra ante un artista de genio, cuando sólo se trata de un estafador muy astuto. Liszt caga una obra con un gran esfuerzo y un horrible hedor."


Estos párrafos hasta sentí feo cuando los leí y la verdad es que me niego a aceptar que Chopin los haya escrito, no creo que fuera tan mal agradecido con un artista, a quien le llama amigo y de quien sólo ha recibido señales de afecto y artículos elogiosos. Repito, no creo que Chopin escribiera eso y menos después de que leí la siguiente cita bibliográfica: El 14 de mayo de 1836, Liszt le escribe a la condesa d’Agoult: “Chopin, a quien vi esta mañana, me quiere tierna y exclusivamente”; no, no creo que Chopin fuera a ese grado hipócrita.

Ahora algo de no muy buen gusto, algo completamente diferente a lo que es Chopin:

"He reflexionado mucho acerca de la inspiración y la obra creadora; poco a poco, muy lentamente, he llegado al punto crucial del asunto. La inspiración, las ideas nuevas, solo me surgen cuando he estado alejado mucho tiempo de las mujeres. Cuando me he gastado al lado de una de ellas, la inspiración se me escapa, y en mi espíritu no se forma ninguna idea nueva".

"Sólo Dios sabe cuantas de mis inspiraciones y mis creaciones musicales, las mejores de ellas, se han perdido de este modo. Baladas, polonesas y, hasta donde puedo saber, tal vez todo un concierto, se hundieron... Así, estais repleta de música, y encinta de mis obras. Tal vez mi idea es estravagante, pero reconoced por lo menos que es original".


Se dice que en este tipo de párrafos, de estas supuestas cartas se encontraba el término TWOROZOSC, algo así como “creación”, el cual nunca fue leído en la totalidad de su verdadera correspondencia.

A continuación les presento las conclusiones que hace Bernard Gavoty de este descubrimiento tan sensacionalista.

1-. La señora Czernika afirmaba haber enviado las cartas originales en 1939 a Edouard Ganche, a Paris. Como este no recibió nada entonces ella declaro haberlas confiado a un banco londinense, que confirmó, por desgracia, no poseer depósito alguno. En 1949 la señora Czernika se suicidaba, envenenándose.

2-. Los pocos fragmentos de cartas llamadas "originales" fueron sometidos a pericias y declarados inauténticos.

3-. Las diferencias de tono entre las cartas publicadas, de Chopin a distintos corresponsales, y las presuntas cartas a Delfina Potocka, resultan manifiestas. Chopin jamás aborda los problemas de la creación artística. Nunca pudo hacer alución a los "complejos de inferioridad": la frase no existía entonces. Menos aún pudo recordar, en 1832, su Preludio 17, todavía no compuesto.

4-. Ciertas cartas inéditas, que pude consultar en Londres en casa de Arthur Hedley, quien había obtenido las "copias", superan de lejos, en cuanto a la escatologia, las cartas publicadas. No es posible imaginar a Chopin, el más discreto, el más refinado de los hombres, escribir de esta forma. Más difícil resulta imaginar al enamorado tímido y silencioso de Constantia Galdkowska declarando que uno de sus Preludios está construído sobre la repetición de once notas, ¡Imagen de una noche "en que hizo once veces el amor"! Sand, quien con conocimiento de causa, se quejaba tres años más tarde de los ardores reticentes de Chopin, se habría maravillado de semejante energía.

También nos dice que dos eruditos, el profesor Smoter y Louis Bronarski, autores de serios estudios sobre Chopin están persuadidos de que las cartas de Chopin son falsas. Según ellos, la existencia más o menos probable de cartas auténticas, pero mantenidas en secreto, pudo sugerir a la señora Czernika la idea de poner en circulación textos de su invención, salpimentadas de detalles obscenos de su invención.

Gavoty concluye: Si dicha correspondencia existe, dudo mucho de que las cartas que la componen nos revelen a un Chopin tan diferente de aquel al que conocemos.

Lo que sí es real es que el último sonido de música que Chopin escuchó, 2 días antes de su muerte fue el aria de Heandel De Hingeng Te Deum, cantada por la condesa Delfina Potocka, esto a petición del propio Chopin.

miércoles, 11 de abril de 2012

De Chopin: Delfina Potocka (Parte 1)

Se dice que la condesa Delfina Potocka fue amante de Chopin, uno de los libros que consulto lo da por hecho, pero otros dos más actuales lo ponen en duda. En lo que coinciden estos tres libros es en que los tres deciden hablar de la condesa Potocka en el mismo período de la vida de Chopin. Les platico lo que he leído al respecto.

Delfina Potocka era polaca y condesa de Komar por nacimiento, a los 18 años se casó con el conde Miecislas Potocki, este matrimonio dura 7 años, el conde no trata bien a la bella polaca y ésta decide regresar a casa de sus padres, quienes no ven con mucho agrado esta separación y no la reciben con gusto, por lo que la mujer decide viajar por Europa, ya que la pensión que le otorga su ex esposo le permite hacer estos viajes y llevar una vida lujosa; pasa la mayoría del tiempo en Londres y París, en donde se establece en 1831.

El pintor Delacroix, quien es uno de sus admiradores, nos dice: “Pienso que nunca he conocido algo más perfecto, en especial cuando la vi por primera vez, anochecía, y el vestido de terciopelo negro que usaba, el arreglo de su cabello, a decir verdad todo en ella… me hizo pensar que era tan deslumbrantemente hermosa como llenos de gracia eran sus movimientos”.

Otro admirador escribe: “He aquí una mujer en la flor de la edad, majestuosa como una estatua griega; su nariz tiene un contorno extrañamente delicado, sus ojos son dulces y suaves, en sus labios hay un apasionado deseo de besos, que promete una paraíso de delicias, y sobre todo esto una frente alta y sombría como velada por una nube de duelo. Si su pliegue se debe a un capricho o a las espinas de la decepción es un misterio aún sin resolver y por lo tanto más tentador”.

Soltan, un poeta de la época y amigo de la condesa escribe sobre ella: “Es un Don Juan con enaguas, que ha experimentado todo, y ahora grita: ¡Dadme la luna!”.

Las citas anteriores nos dejan en claro que la condesa era bella y conquistadora; tuvo varios amantes: el conde de Flahaut, el duque de Orléans (delfín de Francia), Zigmunt Krasinski, y el duque de Monfort (sobrino de Napoleón I).

A sus atractivos físicos hay que añadir que era una buena pianista y con una voz muy bonita y que además era polaca, cualidades que seguramente agradaban a Chopin. En 1832 se convierte en alumna de Federico y se inician los rumores de una relación entre ellos, porque los rumores sí que existieron, de lo contrario él no hubiera tenido la necesidad de negarlos ante Liszt u otros amigos y conocidos.

Chopin le dedica 2 de sus grandes e inmortales obras a la condesa: El Concierto en Fa menor Op.21 y el Vals en re bemol mayor Op.64, conocido también como el vals del minuto y que podemos escuchar aquí en la extraordinaria interpretación de la maestra Lisitsa.



Ahora bien, recordemos que en esa época Chopin está de moda y que es agradable a los ojos de las mujeres, por lo que no sería extraño que una relación con la condesa se diera, tal vez en secreto, ya que no hay cartas de Chopin, ni si quiera a su gente más querida o de más confianza, como su querido amigo Tytus, en las que hable o mencione un afecto o relación con la condesa, sólo la cita, sin insistir o insinuar. Existe una carta de Delfina para Chopin, escrita 3 meses antes de la muerte del músico, en ella, la condesa le expresa preocupación por su bienestar y que se ha puesto en contacto con gente en Varsovia para facilitar la visa de Luisa, para que pueda viajar y acompañar a su hermano enfermo; es una carta con un tono amistoso, melancólico, con más consideración que intimidad.

Como lo señala Gavoty en su libro, hay muchas interrogantes en cuanto a esta relación, ¿es posible que entre amigos y/o amantes no exista vestigio de correspondencia alguna? Cuando en aquella época era la forma más usual de comunicación. Se ha señalado que mucha de la correspondencia enviada o dirigida a Chopin se perdió en incendios y guerras; en cuanto a la correspondencia de la condesa, se tiene dos hipótesis, que ella misma las haya quemado o que la familia Raczinski, heredera de los Potocki, las haya resguardado de la mirada pública, o que se hayan destruido en 1939 durante el sitio de Varsovia.

Es hasta 1945 cuando la bisnieta de Delfina Potocka, Pauline Czernika, presenta una serie de cartas con un tono desinhibido y ardiente que supuestamente pertenece a los amantes; de eso platicamos en el siguiente post.

martes, 3 de abril de 2012

Viene Lang Lang a México

Quiero compartirles que el famoso pianista Lang Lang tendrá una única presentación en el Palacio de Bellas Artes, el próximo mes de junio.

Yo ya tengo mis boletos, aviso con tiempo por si alguien quiere asistir a este concierto que desde ya se antoja maravilloso.



lunes, 26 de marzo de 2012

185 años de la muerte de Beethoven

Un día como hoy pero de 1827 dejó de existir el genio musical Ludwig van Beethoven.

El estudio de piano en el que estudié de niña-adolescente llevaba su nombre, porque era el músico que más admiraba mi maestra.

El gran Beethoven nos legó hermosas y geniales piezas de música, se dice que inició 50 sinfonías, de las cuales sólo las 9 que conocemos le satisfacieron lo suficiente para llevarlas a muy buen termino. De sus piezas, mis favoritas son: La 9a Sinfonía, El Concierto para Piano No.5 Emperador y las sonatas Patética y Claro de Luna.

A Beethoven como a Chopin, Mozart, Liszt y Bach, su música lo hace inmortal, recordémoslo escuchando el día de hoy alguna pieza de su autoría.

martes, 13 de marzo de 2012

De Liszt: Muere Adam Liszt

Durante la época en la que resiente el fracaso de su única ópera, Ferenc es un jovencito triste y sombrío, algo así como un dark o un emo.

En Mayo de 1827 realiza su tercer viaje a Inglaterra, teniendo como uno de sus patrocinadores a la Sociedad Filarmónica. En esta ocasión toca una composición de su autoría: Concierto en La menor, según el criterio de Moscheles, quien acudió al recital, es una pieza que exhibe bellezas caóticas, dicha pieza fue publicada después de la muerte de Ferenc bajo el nombre de Malédiction.

De regreso en París Ferenc no se encontraba bien de salud, los doctores dijeron que tenía mucho cansancio y prohibieron que el joven hiciera más giras, presentaciones y cualquier otro tipo de actividad social, el muchacho necesitaba descansar y recomendaron el balneario de aguas salinas de Boulogne.

Pronto partieron, a las pocas semanas de haber llegado al balneario Adam empezó a sentirse mal, le diagnosticaron tifus, se agravó rápidamente y murió el 28 de agosto a los 51 años de edad. Fue enterrado en el cementerio del pueblo.

Este suceso debe haber sido muy duro para Ferenc, recordemos que su madre vivía en Austria y que tuvo que lidiar él solo, a sus 16 años, con todo lo que significa que se muera tu padre y que lo tengas que enterrar. Según leí, las últimas palabras que Adam le dijo a su hijo fueron: “Ferenc, las mujeres… temo por ti a causa de las mujeres”.

Una vez finiquitado el sepelio de su padre, Ferenc regresa a París en donde se reúne con su madre después de 3 años de no verla, rentan una vivienda sencilla, en ese momento tienen ahorros que les brindan seguridad económica por un tiempo, pero como dice un dicho “todo por servir se acaba” y para prevenir el padecer por dinero, Ferenc decide dar clases, mucha gente de la aristocracia lo conocía y lo admiraban, así que pronto se hizo de una buena lista de alumnos. Es en esta época en la que decide dejar crecer su cabello.

lunes, 5 de marzo de 2012

De Chopin: Una de mis piezas favoritas.

Una de las piezas de Chopin que más me gusta es el Vals Brillante Op.34 No.1.

Recuerdo la primera vez que vi la película Canción Inolvidable, al final de la misma vemos a Chopin que sale en una gira de conciertos para recaudar fondos para ayudar en un levantamiento polaco, esa gira la podemos apreciar como un potpurrí de su música, y entre las melodías que podemos escuchar es una parte del final de este vals maravilloso, apenas 4 o 5 compases, los cuales bastaron para que me enamorara de la pieza y se convirtiera en una meta para mis logros en el teclado.

Leí sobre los valses de Chopin, en especial sobre mi favorito, a continuación comparto lo que aprendí.

Bernard Gavoty nos describe los valses de Chopin como “páginas graciosas o nostálgicas de las cuales Chopin exigía ante todo que ‘no fuesen bailadas, porque no estaban destinadas a ello’”.

Chopin mismo dice que no tiene la más mínima intención de crear un vals del estilo vienés, los suyos son únicos y más poéticos. Le escribe a Elsner: “No tengo nada de lo que hace falta para imitar a Strauss o a Lanner”.

Gavoty también nos dice que, los números de los opus están lejos de corresponder a los datos cronológicos de los años de la creación de la obras.

Nos dice de este vals en particular: “La diversidad de ritmos es atrayente. Un tema masculino afirmativo, un tema femenino, dulcemente equilibrado y una voluptuosa idea secundaria reavivan el interés en un lujo de modulaciones sutiles”.

En el libro de Justo Romero leí que este vals fue creado en agosto de 1835 en el balneario bohemio de Karlovy Vary, durante las 3 semanas que Chopin pasó ahí visitando a sus padres; y fue dedicado a Mademoiselle Josephine de Thun-Hohenstein.

En este libro llamado Chopin de Justo Romero, el autor tiene un capítulo dedicado a los valses del músico y habla de ellos uno por uno, al inicio de este capítulo nos comparte una frase del propio Federico: “Después de haber agotado todas las dificultades, después de haber tocado notas y notas, es la sencillez la que queda con todo su encanto como último sello del arte”.

Aquí un video del pianista Inglolf Wunder, que en su participación en la Competencia Internacional de Piano Federico Chopin de 2010 incluyó este vals:



De los valses de Chopin, Romero opina: “Chopin utiliza el vals como una forma musical, como una suerte de pequeños poemas que le permiten expresar de manera liviana y descomprometida fugaces ideas musicales. No es exacto, como frecuentemente se ha dicho, que los valses fueran ‘el tributo de Chopin a la vida mundana cuyos salones frecuentaba’. Quedarse en esa imagen sesgada es reducir estas exquisitas y atractivas miniaturas a su aspecto más superficial y banal”. No podría estar yo más de acuerdo.

Algo que yo no sabía y que prendí en este libro fue que de todos los valses, Chopin sólo dio el “visto bueno” para su publicación a ocho de ellos, los correspondientes a los Opus 18, 34, 42 y 64, el resto se publicó después de su muerte. Recordemos que era muy exigente consigo mismo y que ante todo era perfeccionista.

El Vals Brillante en la bemol Op.34 No.1 se convirtió en la primera pieza de Chopin que yo logré tocar y me sigue encantando como la primera vez que escuché esos 4 o 5 compases.

Aquí un video de la gira de Chopin en la película Canción Inolvidable.


jueves, 1 de marzo de 2012

Feliz 202 Monsieur Chopin

Hoy se cumplen 202 años del nacimiento de Federico Chopin.

Celebremos escuchando su música, la cual lo hace inmortal!

martes, 28 de febrero de 2012

De Liszt: Beethoven muere y Ferenc quiere ser sacerdote

En el tiempo que transcurrió después del fracaso de su ópera, Ferenc encuentra consuelo en la religión, su padre lo acercó un poco más a su práctica con el pretexto de que hiciera la primera comunión, Adam nunca se imaginó que de dicho acercamiento naciera en su hijo un profundo fervor por ella. Ferenc se hizo de libros religiosos que fueron sus compañeros durante este tiempo.

A los 15 años, le dice a su padre que se consagrará a Dios, que quiere ser sacerdote, a Adam esto le parece una locura y se lo hace ver, claro, no estaba dispuesto a perder a su minita de oro. Lo cuestiona diciéndole que ¿qué hará con el piano? Ferenc contesta que se dedicará a la música sacra, Adam le contesta a su hijo que no permitirá que profese como sacerdote, que no tiene vocación y que solamente está embriagado con el sonido del órgano; además, le quita los libros de religión y los guarda bajo llave.

Justo por estos días llega la noticia de la muerte de Beethoven, noticia que impacta al joven Ferenc y que le provoca una gran tristeza. Compra todos los diarios y una biografía del músico alemán, leyéndola se entera de algo que lo emociona y es que en el tiempo en que él, Liszt se presentó en ese concierto en Viena, al que precisamente Beethoven asistió y que al terminar se acercó y lo besó en la frente; bien pues en la biografía lee que esa era la época en la que el músico alemán se encontraba componiendo su Novena Sinfonía. Ferenc se emociona nada más de pensar que cuando fue a su concierto llevaba consigo las notas de la Novena, que en la atmósfera de la Novena le había besado la frente y que de regreso de su concierto volvería a sumergirse a las armonías de la Novena.

Pd. Imágen tomada de la wiki. Liszt en sus años de adolescente.

jueves, 23 de febrero de 2012

De Chopin: No era un seductor

Ernest Legouvé (en la imagen tomada de la wiki), quien era muy amigo de Berlioz y un dramaturgo y poeta famoso de la época, escribe en su autobiografía Soixante ans de souvenirs, sus impresiones de cuando Berlioz lo presenta con Chopin en la casa del músico polaco:

“Subimos al segundo piso de una casita, y allí me vi frente a un joven elegante, pálido y triste, con ojos café oscuros, de una expresión incomparablemente pura y suave, y de cabellos castaños casi tan largos como los de Berlioz, y que le caían sobre la frente de igual manera… El mejor modo de definir a Chopin es decir que es un trinité charmante. Su personalidad, su ejecución y sus composiciones, estaban en tal armonía que no podían ser separadas, como no pueden serlo las facciones de su rostro”.
Yo pienso que Chopin era muy elegante y atractivo, de una manera muy diferente a la guapeza arrebatadora de Ferenc Liszt. Creo también que sus modales y su apariencia impecable, conjuntados con su música y su manera de tocarla, hacían que tuviera sus propias admiradoras, y no creo que hayan sido pocas. Su forma de ser tímido y muy educado, hacía que los esposos no lo vieran como a un peligro, algo muy diferente de lo que sucedía con Liszt.

Nos dice Jeremy Siepman que desde su llegada a París fue muy mimado por las mujeres, quienes veían en él una combinación de sofisticación inmaterial, elegancia, una forma reservada de ser, y una vulnerabilidad implícita, todo ello era un encanto difícil de resistir.

También nos dice que al parecer Chopin halla más satisfacción en el silencio, en el reconocimiento del deseo mutuo, sin ninguna intención de ir más lejos. A diferencia de Liszt, Chopin no era un seductor, aunque yo diría que eso no es del todo cierto, porque su música hasta la fecha seduce.

martes, 21 de febrero de 2012

De Liszt: Don Sancho su única Opera

Una vez de vuelta en Francia, los Liszt reciben un aviso que los urge a presentar para revisión la ópera que escribió Ferenc, Don Sancho, ante el jurado del ministerio de Bellas Artes. La ópera fue presentada 15 días después, el jurado se pronunció a favor de la obra de Liszt y se decidió que podía ser representada para el otoño de ese mismo año (1825), es decir apenas pocos meses después.

El estreno de Don Sancho fue el 17 de octubre en la Académie Royale de Musique, con un lleno total, la alta aristocracia por supuesto hizo acto de presencia, en esos momentos Ferenc Liszt volvía a estar de moda, además el jovencito estaba muy feliz de ver representada su obra.

Don Sancho era una historia de amor con un final feliz. Se presentó sólo en 4 ocasiones y las críticas fueron desfavorables, resumiendo, Don Sancho fue un fracaso.

En el Débats se escribió: “La audiencia escuchó en silencio esta composición fría, sin humor, sin vida y muy falta de originalidad, en la cual apenas se noto el encanto de las habilidades del compositor. No hubo un solo acto que lograra encender un aplauso genuino”. El más severo de sus críticos declaró que Liszt podía ser el primer pianista del mundo, pero que sus dotes para la composición equivalían a cero.

Estas críticas se reprodujeron en los principales diarios europeos, Liszt había caído del trono y a él le parecía que en toda Europa no se hablaría de otra cosa más que del fracaso de su ópera, tal vez fue por ello que no se animó a escribir alguna otra.

En estos días de dolor y frustración, su único consuelo fue el cariño de su padre, un padre que casi siempre era seco y hasta hostil con el jovencito, un padre al que lo único que le importaba era triunfar a través de su hijo; con todo y eso, supo ser consuelo y apoyo para Ferenc.