miércoles, 2 de mayo de 2012

De Liszt: Su primer amor

Después de la muerte de su padre, Ferenc vive una época de confusión, además de estar en plena adolescencia, empieza a fumar y a beber moderadamente.

Tiempo después le platica a George Sand sobre esta etapa de su vida: “Estaba deprimido por los obstáculos que continuamente encontraba en el camino de mis intentos por seguir la dirección que me dictaban mis pensamientos”.
“No recibí ni una palabra de simpatía o comprensión y no pude encontrar alguien que compartiera mi punto de vista – nadie entre todo el público, me sentía solo dentro de todo el rango de artistas e intelectuales”.

Conoce a Chrétien Urhan de 38 años, quien era organista, compositor y re-descubridor de la viola, a pesar de la diferencia de edades (Liszt cuenta con 17 años) se hacen grandes amigos, y el joven admira mucho al organista. Urhan lo introduce a los cuartetos tardíos de Beethoven.

Para salir adelante económicamente continua dando lecciones. Una de sus alumnas era una hermosa jovencita de 16 años, llamada Carolina de Saint-Cricq, hija del conde de Saint-Cricq, ministro de comercio en el gabinete del rey Carlos X. Carolina y Ferenc se enamoraron perdidamente, la mamá de la joven alentaba este romance, pero cuando el conde sospechó al respecto y descubrió que Liszt prolongaba sus clases innecesariamente hasta casi la media noche, terminó con el romance de tajo y le ordenó al joven músico que no regresara nunca más, y es que aunque Ferenc tenía talento de sobra, no pertenecía a la nobleza y carecía de una fortuna y el conde era muy prejuicioso en cuanto a las clases sociales; para finiquitar definitivamente este amor, casó a Carolina con un aristócrata bearnés, con quien nunca fue feliz.

Liszt siempre idealizó este amor imposible y muchos años después, cuando supo de la muerte de Carolina en 1872 escribió: “Ella fue una de las más puras revelaciones en la tierra de la bendición de Dios”.

4 comentarios:

berenice dijo...

que triste historia de amor, gracias por publicarla Damaris... aún recuerdo las piezas de Liszt que escuché el verano pasado... complejas y mágicas!

La Lupe dijo...

Bere!!!
Yo también asistí el año pasado a un concierto memorable dedicado a Liszt, fue en Bellas Artes en la Sala Manuel M Ponce y la maestra Zuk la interpreté, recuerdo una pieza que me impactó mucho y que nunca había escuchado, desgraciadamente no recuerdo el nombre :( pero intentaré buscarla.
Besito con cariño musical
:D

La Lupe dijo...

Creo que es la transcripción para piano de El Cazador Furtivo, porque recuerdo esa palabra: cazador jejejeje

La Lupe dijo...

Otro detallito, esta pieza que te comento fue el Encore!!!
La maestra Zuk es una gran pianista, si tienes la oportunidad de ir a algún concierto de ella, no te la pierdas
:D