martes, 22 de mayo de 2012

De Chopin: Compañeros de vivienda

Dos de sus amigos polacos y a quienes conoce desde la infancia comparten la vivienda y los gastos de ella con Chopin, no los dos al mismo tiempo, primero es Alexander Hofman y luego, a la partida de éste, Jan Matuszinski. 

En su compañía Federico se siente menos solo y tiene un poco de su país y de sus seres queridos muy cerca, ya que son inevitables las charlas llenas de recuerdos y de música que evocan los tiempos en que eran pequeños y no se encontraban lejos de su tierra.

Alexander es médico y vigila muy de cerca la salud de su amigo, era estricto en las horas de descanso que debía tener, e inclusive hacía saber a los invitados el momento oportuno de su retirada.

Cuando Alexander llega a vivir con Chopin, procedente de Varosvia trae noticias entre las cuales, una alegra mucho a Federico y es que sus hermanas Ludwika e Izabella escribieron un libro para niños: "Viaje del pequeño José desde Varsovia a los balnearios de Silesia, contado por él mismo". Este libro se basa en los recuerdos que Ludwika tenía del viaje a los balenarios que meciona el título del libro y que realizaron ella, Federico, su madre y Emilia. El libro fue publicado anónimamente.

En 1834 y procedente de Alemania llega a París Jan Matuszinski, quien es mucho más cercano a Federico que Alexander. Jan había obtenido un doctorado en medicina en la universidad de Tubingen, en París llega a ser profesor de la Escuela de Medicina, y al igual que Alexander está muy pendiente de la salud de Federico, lastimosamente morirá muy joven, a los 33 años de edad víctima de la tuberculosis.

Cuando Jan llega a París escribe a los amigos de Varsovia: "Mi primera preocupación ha sido la de pasar por casa de Chopin. No puedo decir cuán felices nos sentimos de volver a vernos después de una separación de 5 años. Ha crecido y se ha vuelto fuerte: no lo reconocí. Chopin es ahora el primer pianista de aquí: da muchas lecciones cuyo precio no es inferior a los 20 francos. Ha compuesto mucho, y sus obras son muy buscadas. Habitó con él en el 5 Chaussée d'Antin. Esta calle está un poco lejos de la Escuela de Medicina y de los hospitales pero tengo motivos muy serios para quedarme con él: ¡Lo es todo para mí! Pasamos las veladas en el teatro o de visita a menos que nos quedemos tranquilamente a distraernos en casa".

Jan Matuszinski cambió su residencia cuando se casó.

La imágen es de la Rue Chaussée d'Antin en nuestros días, y la tomé de la wiki.

2 comentarios:

Julieta dijo...

Hola Lupe:
Por muchos motivos me ha gustado leer esta entrada, por supuesto, el hecho de que escribas tan bien es uno de los mismos!
Otro es que me has recordado una etapa curiosa en estas tierras holandesas, durante los 2 primeros años de vivir aquí a todos los extranjeros que no provenimos de la UE nos mandan a hacer exámenes de tuberculosis (radiografías de tórax) cada 6 meses!
Sabes? Te comento, el 19 iré a una fiesta casi 100% polaca, de la comunidad de esa nación residente en Den Haag (La Haya), por supuesto, les preguntaré algo sobre Chopin (todavía no sé bien qué, pero tengo tiempo y si quieres que les pregunte algo sobre su país, pues me dices y listo!).
Hablas polaco? Aquí vienen muchos inmigrantes de ese país y bueno, veo su bello idioma con tanta cedilla y otros acentos que al menos escrito me encanta!
En el Madrid tuve una compañera polaca, Isabella, que alguna vez nos dijo algún en su lengua y luego conocí a varios músicos residentes en México, pero jamás aprendí el idioma (ellos mismos dicen que tiene una gramática muy compleja).
Te felicito de nuevo, pues me encantan tus entradas y porque gracias a ti llegué de nuevo al mundo de la divulgación científica.
Al respecto te comento en mi respuesta a tus palabras en mi blog.
Un besote desde un país que por desgracia está cerrando escuelas de arte, desapareciendo orquestas, comañías de danza y de teatro, escuelas de apreciación al arte y sus diferentes ramas, museos, etc. Que Holanda se va a quedar casi sin oferta cultura!!!!! Buaaaa...

La Lupe dijo...

Me tardé mucho en contestarte :(
No sé polaco, pero coincido contigo que es un idioma agradable para el oido :)
Que bien que irás a esa fiesta, lo que tu quieras preguntarles y quieras compartirlo conmigo está perfecto :) Pero sí me gustaría saber su opinión sobre el museo de Fryderyk Chopin en el antiguo Castillo de Ostrogskich. Lo han remodelado y me han comentado y leído que es simplemente genial sobre todo la última sala.
Y que pena me da saber lo que sucede ahora en Holanda sobre su oferta cultural :( esperemos que sea momentáneo.
Te mando otro beso con mucho cariño mexicano :D