viernes, 8 de octubre de 2010

Primera parada rumbo a París

Hay que tener presente que los planes de Chopin, a pesar de sus presentimientos, eran estar fuera de casa por 2 o 3 años, no sabe, como cualquiera de nosotros, qué le depara el futuro, así que no está del todo triste, le entusiasma y alegra volver a ver a Tytus, a quien encuentra en Kalisz y quien será su compañero de viaje.

Llegan a Breslau, donde escuchan Alpenköning de Roser von Reiter, una ópera basada en un cuento de hadas cómico-romántico de Ferdinand Raimund. Visita al director de orquesta Schnabel, y toca para él 2 trozos de su segundo Concierto y el director opina: "¡Cuánta ligereza tiene su ejecución!"

Schnabel lo invita a participar en un concierto improvisado ante un auditorio de aficionados, al cual Chopin ofrece su Rondo en mi menor y una improvisación sobre temas de La Muda de Portici. De esta experiencia le escribe a sus padres:
"Los alemanes se maravillaron ante mi ejecución, pero no mencionan la composición."
Después de 4 dias salen para Dresde a donde llegan el 12 de noviembre.

Foto: Breslau 1890-1900 tomada de la wiki