martes, 28 de febrero de 2017

De una noticia triste: Falleció la Maestra Eva María Zuk

Ayer por la noche me enteré de la triste noticia de que ya no podré presenciar ni un concierto más de la Maestra Eva María Zuk. Tuve la suerte de asistir a algunos y aunque para mi gusto fueron muy poquitos, también han sido experiencias inolvidables. 

Fue una gran intérprete de mi amor Chopin, le agradezco profundamente todo lo que aprendí de su conferencia en la Fonoteca Nacional acerca de la influencia de Chopin en los músicos mexicamos. 

Y aunque su repertorio era muy amplio me atrevo a creer que el querido músico polaco era uno de sus consentidos.

Nunca olvidaré la emoción que me embargó al escuchar el encore que nos regaló, después de que le pedimos la Polonesa Heroica en el Magno Concierto de Homenaje a los 200 años de Chopin, allá en el querido 2010 y con una sonrisa nos contesto: “El pueblo mexicano se merece la Heroica”

¡Gracias a la Maestra Zuk por todo su arte y el sentimiento que nos obsequiaba en cada interpretación!

El Piano está triste y creo que ayer Chopin murió un poco también.

Por aquí algunas fotos que tuve la oportunidad de tomarle, no muy buenas, pero que ya son para mí recuerdos hermosos de momentos inolvidables.

En el concierto homenaje a los 200 años de Chopin y En un Concierto en Coyoacán

Concierto conmemorativo del aniversario 219 de la Constitución Polaca del 3 de Mayo

Conferencia: El papel innovador de Chopin en la música mexicana

Entradas dedicadas a la Maestra Zuk y a Chopin:
Invitación al Concierto Homenaje de los 200 años de Chopin
Magno Concierto de Eva María Zuk homenajeando a Federico Chopin
Concierto en Coyoacán
Concierto In Memoriam
El papel innovador de Chopin en la música mexicana

lunes, 20 de febrero de 2017

De Chopin: Una novela corta en torno a uno de sus Nocturnos

El otro día recordaba que en una de la revistas pauta encontré un poema en el que se menciona a mi amor Chopin, de hecho en cada número de la revista se incluyen poemas, algunos tienen como tema la música, o hacen referencia a ella o a algún músico, entonces me puse a buscar a ver si encontraba alguna historia en la que se incluyera a mi músico favorito, encontré una novela corta (no muy buena por cierto) del mexicano Manuel José Othón, se llama Un Nocturno de Chopin y fue escrita en 1891, les contaré de qué trata, aunque es un verdadero drama.

Un Nocturno de Chopin cuenta la historia de un escritor llamado Teodoro, que se enamora a primera vista de una hermosa mujer llamada María Teresa, quien a su vez está casada con un músico y notable ejecutante del piano, antes de tener una relación cercana, Teodoro y María Teresa coinciden en un par de ocasiones, pero son unos desconocidos, en la segunda de estas coincidencias, Teodoro y demás invitados son testigos de la interpretación al piano del marido de la hermosa mujer: “tocó de una manera arrobadora y estética, el Primer Nocturno de Chopin”

Teodoro, reflexionando sobre lo que escucha nos dice: “Hay en las vaguedades de la música, dolores escondidos que sollozan y desesperaciones comprimidas que palpitan. Chopin es el gran poeta del piano, y el instrumento, cuando exhala sus inspiraciones, transforma las cuerdas en nervios humanos y los sonidos en quejas y gritos escapados de una garganta apretada por el dolor”. Yo opino que si bien mucha de la música de mi amor Chopin es melancólica, también tiene melodías alegres, muchas que pueden ser tiernamente tristes, y otras en las que, como bien dice Teodoro podemos sentir su desesperación, y es que sin duda en su música plasmaba su sentir, porque no creo que fuera agradable para él estar lejos de sus seres más queridos, sin poder retornar a su patria, viendo desde lejos toda la injusticia cometida sobre su pueblo; y pues menos agradable aún el sentir la muerte tan cerca de él cuando todavía era joven. Pero lo que todas sus composiciones tienen es genialidad y romanticismo.

Volviendo al relato, Teodoro y María Teresa se vuelven a encontrar más de un año después, ella es viuda, Teodoro es vecino de la finca donde ella vive y se hacen amigos, él la visita muy seguido, ella le cuenta que su marido muere con la razón perdida en un manicomio, preso de la frustración al ver que la ópera que había escrito no era lo suficientemente buena para ser representada, ya que si bien Federico era un muy buen ejecutante, como compositor no tenía talento alguno; pero esta no fue la única causa por la que perdió la razón, vivía atormentado porque él amaba con todo su ser a su esposa, pero no era correspondido, ella amaba el talento que él tenía para tocar el piano, pero apenas lo estimaba como su esposo que era. La última vez que María Teresa lo vio, él tocaba el Primer Nocturno de Chopin y mientras lo tocaba también perdía la razón. Por indicaciones médicas fue trasladado al manicomio, en donde murió 2 meses después.

Teodoro visitaba casi a diario a María Teresa, esas visitas se convirtieron en una necesidad que era recíproca. Él le leía lo que escribía, ella tocaba el piano para él.

Un día le pide que toque el mismo Nocturno de Chopin, ella se niega diciéndole lo que significaba ese Nocturno para Federico: “estos lamentos, no son lamentos, son sollozos ahogados que retumban dentro del piano como golpes dados en el interior de un ataúd”, y agregó: “… Si tocara yo ese Nocturno, me parecería que tales sollozos no habían de brotar de la concertada encordadura. Creería escucharlos surgiendo de aquel ataúd como golpes secos”, obvio se refería al ataúd de su difunto marido.

Pero Teodoro persistió y un día logró convencerla de tocar ese Nocturno, mientras la escuchaba tocar se dio cuenta de que la amaba, pero también le vino la certeza de que ese era un amor imposible, pese a que ambos eran libres. Al terminar el Nocturno ambos se confiesan enamorados el uno del otro, pero ella se siente atormentada con el recuerdo de su marido y le pide que se vaya y que no regrese sino hasta 2 días después; el escritor se va  y cumplido el plazo se apersona en la casa de María Teresa, pero ella ya no está, sólo le ha dejado una carta en la que le pide perdón por alejarse para siempre de él, y además le dice que lo suyo es imposible porque el fantasma de su marido la atormenta y no los dejaría ser felices. El pobre Teodoro hasta se enferma, con el tiempo se recupera físicamente, pero la alegría no vuelve a él nunca; finalmente pasado un tiempo se entera de casualidad que María Teresa había partido a Europa para ingresar a un convento.

Esta historia me recuerda un poco la de Pepita Jiménez de Benito Pérez Galdós, pero sin ser tan buena.

Por cierto que el autor no especificó bien cuál de los Nocturnos No.1 de Chopin es el protagonista de su historia ya que hay nueve: El Opus 9, 15, 27, 32, 37, 48, 55, 62 y 72. Como mi favorito es el Opus 48 (de hecho está en mi lista de las 10 piezas para piano que más me gustan), lo he seleccionado como el protagonista de esta historia y se los dejo en la interpretación de mi querida Val ¡Disfruten!


miércoles, 15 de febrero de 2017

De Música: Conciertos de la Maestra Avdeeva en México

La visita de la Maestra Avdeeva a México tuvo como feliz resultado 2 conciertos con la OFUNAM (programa 4 de la 1ª temporada de este año), 1 concierto de piano y una clase magistral, tuve la fortuna de ir a su concierto de piano y al del pasado domingo con la OFUNAM. Voy por partes.

Su Concierto como Solista en el marco del Festival Internacional de Piano que se celebra en esta querida CDMX, fue el miércoles 8 de febrero, de noche en la preciosa Sala Nezahualcóyotl, llegué con el tiempo suficiente para encontrar un muy buen lugar para sentarme, ya que cuando uno va a "la Neza" a un concierto de piano, lo mejor es sentarse en las butacas que están a la izquierda de frente al escenario, ya que desde esos lugares se puede apreciar muy bien la ejecución de los pianistas.

Me di cuenta que el público era variado. Había muchos jóvenes estudiantes, supongo que de música, contentos y emocionados, ya que si bien, puede que los mandaran de la escuela, se notaba que era algo muy agradable para ellos, y es que, como me comentaba uno de los integrantes de Amigos de la OFUNAM, no siempre se puede tener en México a un Primer Premio Chopin; por cierto que adquirí por medio de un donativo a Amigos de la OFUNAM una sudadera, la pedí de Mozart, pero me la dieron de Bach, creo que era la única de talla pequeña, y no es queja, aunque sí hubiera preferido la de Mozart con sus audífonos jeje, no me di cuenta del cambio hasta que la saqué de su bolsa ya en casa.

Volviendo al concierto de la Maestra Avdeeva, en el programa se incluye una breve biografía de ella, la cual les comparto en esta imagen:


A la Maestra Avdeeva la conocí en la Competencia Internacional de Piano Federico Chopin del 2010, en la que resultó ganadora. La recuerdo en las rondas finales, no así a mi querido Ingolf quien se convirtió en mi favorito desde las primeras rondas de esa competencia, recuerdo que no podía mirar la transmisión por internet, sólo escucharla. Y si bien Ingolf fue mi favorito en esa competencia, no dejo de reconocer el gran talento de la Maestra Avdeeva. Ha sido un privilegio haber asistido a sus conciertos en México.

El programa fue el siguiente:


La primera parte Beethoven romántico todo él en la primera y tercera pieza, en la segunda también pero más atormentado e intenso, esta fue la obra que más me gustó, la verdad no la conocía y fue un descubrimiento más que agradable, de hecho espero encontrarla para incluirla en mi playlist de correr, para cuando retorne a esa amada actividad que tanto extraño hacer.

La segunda parte el guapísimo Liszt, con piezas que para mí fueron difíciles para que me agradaran, de hecho las sonatas de este guapo, aunque tienen un nivel de ejecución bastante difícil no logran gustarme; pero independientemente de eso reconozco la impecable interpretación de la maestra Avdeeva

Muchos aplausos para ella y nos los agradeció con un encoré maravilloso: Nocturno no. 20 en Do Sostenido Menor de mi amor Chopin y con las primeras notas el mundo desapareció.


Del concierto del domingo puedo decir que me gustó mucho de principio a fin, el programa lo integraban las siguientes piezas:


He de decir que iba expectante al concierto de piano de Schumann, no lo conocía y reconozco que tenía mis dudas acerca de si me fuera a gustar, me ha dado mucho gusto que la OFUNAM y la maestra Avdeeva guiadas extraordinariamente por el director huésped Ivan López Reynoso hayan desvanecido por completo esa duda. El concierto me encantó y ya se encuentra entre mis favoritos. Leí en el programa que es un concierto en el cual el piano se mezcla mucho con la orquesta, característica que hizo que Liszt opinara de él que en realidad era un concierto sin piano, esta vez difiero de su opinión, si bien el entrelazamiento del piano y la orquesta en  este concierto es su característica principal, creo que es lo que lo hace muy bello, además ¡claro que el piano tiene sus pedazos de protagonismo!


Al terminar el concierto para piano, la maestra Avdeeva nos regaló una pieza como encore, la verdad que no sé el nombre, pero es muy bonita. Y el uniquísimo pero que tengo es que Yulianna Avdeeva no es muy generosa con los encore, ah me hubiera encantado escucharle más de una pieza.


Las obras de Schubert me gustaron mucho, pero el favorito de este programa fue el concierto para piano de Schumann. Con respecto a la sinfonía de Schubert leí que ninguna de sus 10 sinfonías fueron tocadas en público en vida del músico, muy diferente al caso de Beethoven cuyas 9 sinfonías sí fueron interpretadas en público cuando Beethoven todavía vivía, e inclusive con la fortuna de poder dirigirlas.

En esta ocasión me senté en el área de coro y orquesta y tuve el gusto de mirar la dirección del maestro López Reynoso y al verle recordé eso que decía el maestro Luis Herrera De la Fuente en su libro La Música no viaja sola: “La técnica de dirección viene a ser, pues, el ademán que indica, expresa tal matiz, equis elocuencia, tal importancia, una especifica energía; la suma, el sentido, los sentidos varios que la música contiene y el director ha de traer a la vida”  Y es que el concierto del programa no. 4 de la OFUNAM que presencié el domingo estuvo en verdad lleno de vida.

Pude ver un pedazo de la retransmisión del concierto, y en la parte del intermedio incluyeron una entrevista con el maestro López Reynoso y algo que se me grabó y que me gustó fue que dijo que para él dirigir en “la Neza” es una verdadera delicia por su fabulosa acústica, ya que se pueden apreciar todos los matices en la música producidos por la orquesta bajo su dirección.


El programa no. 6 de la OFUNAM incluye el Concierto para Piano no. 5 (Emperador) de el gran Beethoven y no me lo pienso perder, espero alcanzar boleto.

sábado, 11 de febrero de 2017

De Lectura de Corredera: Correr, Comer, Vivir

Es un libro fabuloso que cuenta la historia de uno de los mejores corredores del mundo: Scott Jurek, el libro fue escrito por él mismo con ayuda de Steve Friedman.

Inicia su libro con este texto: “No te voy a empezar a contar extrañas parábolas sobre inspiración y confianza. No te voy a prometer que para conseguir tus sueños basta con tener fe. No; te voy a enseñar cómo me transformé.” Y en verdad lo hace es un libro lleno de experiencias de lo que es lo suyo: Correr, correr y correr; pero también nos deja ver sus experiencias de vida, ya que Scott como todo ser humano, disfruta muchísimo de hacer lo que le apasiona, pero también se ha topado con adversidad y dolor de índole personal que hasta le hizo pensar en la posibilidad de dejar de correr, por suerte todo ese conflicto interno al que se enfrentó lo pudo solucionar, y saben cómo, sí, corriendo. Este es un libro de un SuperCorredor que es un ser humano y que es LA onda. Es un libro que hasta recetas de cocina trae, las cuales se leen apetitosas jejeje. Bueno pues les compartiré frases de este libro, ya saben que eso me gusta.

“Correr es lo que hago; lo que amo. Correr es -en gran medida- lo que soy. Es el deporte que he escogido como vocación, profesión, obsesión e inefable aunque inmisericorde profesor. Corriendo es como afronto cualquier desafío.”

“Corría y sigo haciéndolo porque he aprendido que una vez que comienzas algo, no puedes abandonar, porque en la vida, en muchos sentidos como en el ultramaratón, tienes que seguir adelante.”

“ ‘El dolor sólo duele’ Entrenador Sorenso”

“Según el bushido, la mejor disposición mental para la batalla -o la carrera- es el vacío, tener la mente vacía.
Bushido es desentenderse del pasado, del futuro y centrarse en el momento.”

“Podías llevar tu carga de forma ligera o realizando un enorme esfuerzo. Podías preocuparte por el mañana o no. Nada de eso importaba mientras estuvieras en movimiento. Preguntarse por qué está bien pero eso no era acción. Nada me reconfortaba tanto como el movimiento, como correr.”

Nos dice que la Western States 100 era probablemente el utramaratón más conocido del mundo, la primera vez que la corrió ganó, pese a que vomitó hasta no poder más, y justo de ese momento en el que su cuerpo parecía que no se recuperaría nos dice:
“Quería algo, así que me moví para conseguirlo. Es simple. Es algo que todos llevamos dentro. Mi cuerpo no estaba preparado para continuar, pero no me importaba. Ese fue el momento en que tomé conciencia del poder de la fuerza de voluntad.”

Nos habla sobre la carrera de Las Barrancas del Cobre, a la que Caballo lo invitó y luego también Chris McDougall (Nacidos para Correr) quien le prometiera que los tarahumaras le ofrecerían una buena carrera.

Para ese entonces, Scott ya había modificado completamente su alimentación, ahora era vegano, así que casi pone el grito en el cielo, cuando Caballo les dice a los corredores americanos que de regalo lleven a los rarámuri coca-colas.

“Uno de los miembros de la tribu parecía estar mirándome con un interés especial. Se trataba de Arnulfo, el gran campeón de los tarahumaras el más veloz de los “corredores”. McDougall me había hablado de él y Caballo le había hablado a Arnulfo de mí, que yo también era un gran campeón.”

“Estaba comenzando a hacerme a la idea de que esta carrera no iba a tener nada de ociosa o de simple divertimento. Yo sabía que iba a darlo todo. Sería una falta de respeto si no fuera así.”

“Yo era un corredor profesional. Estaba en lo más alto de mi carrera. Estos tipos nunca habían oído hablar de “carrera continua” ni de entrenamiento a intervalos. Ahí es cuando de repente atisbé el verdadero secreto de los tarahumaras. Ellos no se preparan para las carreras. No corrían para ganar ni para conseguir medallas. No comían para poder correr correctamente. Comían y corrían para sobrevivir.
Corren -y viven- con gran eficiencia, sin muchos pensamientos inútiles.”

Y cuando corrían la parte final de la carrera:

“Vi a Arnulfo en la última vuelta. Intercambiamos una mirada y pude ver la fatiga y la deshidratación en sus ojos. Pero también vi algo más. Vi al luchador que llevaba dentro. Cambié mi ritmo y despertó en mí el instinto animal puramente competitivo. En esta ocasión no fue suficiente. Arnulfo también lo tenía. Me ganó por 6 minutos. Menos de 1.5 km.”

Y seguimos con más frases, algunas con las que me identifico y todas que alientan para seguir corriendo y para seguir adelante en todos los aspectos.

“Lo que me importa más que la victoria en sí es lo que hago para alcanzarla y cómo lo hago.”

“En la Western States 2006 aprendí más de una lección. Una de ellas: no importa lo que hagas, siempre va a haber gente que te odie. Lo que los demás piensen de ti realmente no importa. El truco está en serte fiel a ti mismo.”

Nos dice que el Hardrock es el ultramaratón más duro del mundo, el cual corrió por primera vez con un esguince en el tobillo. Scott llegó primero.

“Algunas personas se preguntan si un ultracorredor hardrocker agonizante y en los estertores del agotamiento puede disfrutar el paisaje. Cuando descendí el último tramo final, no es que lo disfrutara, es que me deleité, me regodeé”

Del Spartathlon nos dice que es una carrera que inicia en la Acrópolis de Atenas y termina frente a una estatua del rey Leónidas en Esparta, con una distancia total de 245.3km

“De repente me sentí más ligero y  más fuerte. No sé si fue su amabilidad (una señora que a su petición le dio cubitos de hielo y que hizo que se pusiera ramitas de albahaca en sus orejas), el agua o la albahaca… Era ese momento en que sientes que todo es imposible, en que seguir adelante parece una estupidez y en que un pequeño acto de bondad, dar otro paso, beber un trago de agua, te pueden hacer darte cuenta de que nada es inútil, de que continuar –sobre todo cuando continuar parece absurdo- es lo que más significado tiene en el mundo.”

Y cuando da alcance y rebasa al puntero

“Aquel tipo me caía bien, admiraba su valor y su tenacidad, pero cuando tienes la oportunidad de desmoralizar a un competidor, lo haces. Y yo lo hice.”

“Separa los pensamientos negativos de la realidad. No te preocupes de cosas que no van a ayudarte. Seguí adelante.”

Nos platica del tiempo en que su esposa decide que no quiere seguir más a su lado, y junto con la muerte de su madre se pone muy triste y se siente perdido; y cómo sale de ese bache y decide que abandonar el correr no es una respuesta, y que sí que como siempre lo había hecho seguiría adelante. En ese período también pierde a un amigo, el corredor Dave Terry, a quien visitó antes de que Dave decidiera quitarse la vida, en esa ocasión Dave le dijo: “Scott. En ocasiones tenemos que ir a lugares oscuros. Todo mejorará y tú crecerás, lo que pasa es que todavía no lo sabes.”

Pasado un tiempo se fue a correr al Gran Cañón junto con uno de sus amigos, iban solos y fue una travesía mucho más difícil de lo que habían proyectado, sin embargo ahí fue donde decidió poner fin a su período de oscuridad, donde decidió que seguiría corriendo.

“Todos perdemos en ocasiones. Fallamos al intentar conseguir lo que queremos. Nuestros amigos y nuestros seres queridos se marchan. Tomamos decisiones de las que nos arrepentimos. Intentamos dar el máximo y nos quedamos cortos. No es lo que perdemos lo que nos define, sino cómo lo perdemos. Es lo que hacemos después.”

El libro cierra con un epílogo en el que Scott nos platica de su segundo intento en participar en una carrera de 24 hrs en Francia, esto en el ya lejano y muy querido 2010.

Esta parte me encantó, porque aunque sea poquito, habla de música y de cómo la ve él en esto de correr:

“Evité llevar nada de música durante las ocho primeras horas porque quería estar abierto a todo lo que me rodeaba y porque, cuando la monotonía se estuviera convirtiendo en algo demasiado pesado, necesitaría la música. El pensamiento en las melodías se convirtió en algo ansiado, más allá de la montaña cubierta de nieve que marcaba el progreso en mi mente.
Los investigadores especulan con la idea de que la música suprime el dolor, básicamente porque el cerebro se centra en algo diferente –la melodía-.”

“Pero en la retorcida carrera francesa, el futuro no importaba. El pasado, como su nombre lo indica, había pasado. Solo estaba el camino, solo el movimiento. Solo el ahora. Y el ahora era suficiente, más que suficiente. Era todo. Corrí. Corrí y corrí”

Scott ganó esa carrera e impuso un nuevo record americano para una carrera de 24 horas con un recorrido de 266.7 km

Correr, Comer, Vivir, es ya uno de mis libros favoritos, y Scott se ha colado en mi top 10 de personas que admiro. Mi amiga Caro fue quien me recomendó leerlo y se lo agradezco mucho mucho, ha sido una lectura feliz y de aprendizaje. Mi mayor deseo es también seguir adelante en todos los aspectos, seguir corriendo y mejorando en eso y en todo. Mientras tanto esta última frase del gran Scott Jurek:

“La vida no es una carrera. No hay una línea de llegada. Corremos hacia una meta y alcanzarla o no es importante, pero no es lo más importante. Lo verdaderamente trascendente es cómo nos movemos hacia ese objetivo.”

miércoles, 8 de febrero de 2017

De que murió un melómano: Eusebio Ruvalcaba

Apenas hoy me he enterado de que ayer murió "El Escritor que vino al mundo a escuchar Música", así lo decía él mismo.

Es triste saber que falleció Eusebio Ruvalcaba quien fuera escritor, poeta, ensayista y periodista mexicano, pero más que nada era un melómano de hueso colorado. Decía que él había venido al mundo a escuchar música. Y a hablar sobre música. Y a escribir sobre música. 

Se entiende perfecto que la amara tanto, la llevaba en la sangre y desde su misma gestación, su padre fue un reconocido violinista y su madre pianista, así que siempre respiró música.

Nos hemos quedado sin ese melómano escritor, ya no habrá más jirones de música en la revista pauta como ese artículo que escribió sobre Chopin y que aquí les compartí De Chopin su cara a y b según Eusebio Ruvalcaba, también apenas hace unos días les compartí su colaboración sobre Alfred Cortot y los preludios de mi amor Chopin en la Revista de la Universidad de México. Se le va a extrañar.

Por cierto que tenía un blog, por si gustan leer https://eusebioruvalcaba.wordpress.com/

A manera de homenaje les comparto parte de sus jirones de música de la Revista Pauta nro.126, que es lo último que de él leí:

Silvestre Revueltas 
Un día pasó una banda por su pueblo, 
y se quedó bizco del pasmo.
Se dice que estropeó una tina de tanto golpe
que le dio. Por imitar el tambor.

Guty Cárdenas
Con su título de contador en las manos,
le dijo a su padre: "Con esto pago mi deuda.
De aquí en adelante soy músico."

Manuel M. Ponce
Salía a caminar por la calle de Damas, 
en la Guadalupe Inn.
En su cabeza, la guitarra y el piano
se disputaban el cetro. 

Agustín Lara
Mis maestros fueron los prostíbulos, respondió
alguna vez. Cuando cumplía años, las putas 
le obsequiaban una mujer virgen. Afuera de la XEW
lo esperaban por centenares. Noche a noche.

José Pablo Moncayo
Sacaba a rastras a su hermano Francisco, El Barrilito,
de las cantinas. No bebas tanto,
le decía, que te vas a morir. El Barrilito, 
violinista de prosapia, le sobrevivió años.

Ricardo Castro
De palidez extrema, su rostro parecía marcado
por un romanticismo clásico. Las mujeres 
lo espiaban cuando tocaba su piano Steinway
de media cola. Murió joven, con su madre al lado.

Higinio Ruvalcaba (padre de Eusebio)
Tocó de zurdo. Los mariachis lo miraban sonrientes.
Y recogían las monedas que el público de la calle
le arrojaba. Atilano González, su padrino, dijo:
"Este niño me gusta para mariachi". Y se lo llevó.

Eusebio Ruvalcaba
Tuvo dos preceptores: Mozart y Brahms.
Desayunaba vino con Schubert,
comía pato y cerveza con Beethoven
y cenaba arenques y ajenjo con Schumann.
Perdió la cabeza cuando puso papel pautado
en la máquina de escribir.

domingo, 5 de febrero de 2017

De música: Conciertos de la Maestra Avdeeva

La Maestra Avdeeva no solamente participará en el programa No. 4 de la OFUNAM, también la podremos escuchar en un concierto en solitario. Ya les platicaré de ambas experiencias.
Les presumo mis entradas.