sábado, 9 de enero de 2010

Nicolás y Justina

En este post hablaremos de los padres de Federico Chopin.

Francisco Chopin, quien sería el abuelo de Federico Francisco Chopin, fue un viñatero francés, quien radicaba en la región de Lorena, en la aldea de Maranville, Francia, en la época de invierno se dedicaba a reparar carretas, se casó con Margarita Delfin y tuvo 3 hijos, siendo el mayor de ellos el padre del famoso músico, a quien llamaron Nicolás, hubo otras 2 hijas de las que yo no he leído nada.

Nicolás Chopin vino al mundo en Maranville, el 15 de abril de 1771, de su niñez y juventud se sabe poco, salvo que aspiraba a una mejor educación y se esforzaba en ello, así como que al igual que otros chicos de la región y de su edad, tenía el deseo de visitar Polonia. Pero ¿por qué Polonia precisamente?, veamos un poco de historia.

En 1735 Estanislao Leszcynski, quien había sido rey de Polonia de 1704 a 1709, pasó a ser el Duque de Lorena hasta 1766. Estanislao fue un príncipe sabio, benevolente y de buen corazón, y por ello fue muy querido entre sus súbditos, incluso después de muerto y aún cuando Lorena se unió a Francia, seguramente los jóvenes escuchaban a la gente mayor hablar del Duque, de los buenos tiempos de su reinado y de la extraña tierra de donde había venido.

Durante la niñez y juventud de Nicolás, el feudo de Maranville seguía siendo patrimonio polaco, el dueño era un señor llamado Miguel Pac, teniendo como administrador a otro polaco de nombre Adam Weidlich, quien en las cercanías de la Revolución Francesa, decide regresar a Polonia, proponiéndole a Nicolás que lo acompañara, ya que había sido testigo del interés del joven por prosperar en su educación y por conocer su tierra.

Hay un testimonio de un señor Coxe, quien visitó Varsovia, más o menos en la misma época en la que llegó Nicolás : “Las calles son espaciosas, pero mal pavimentadas; las iglesias y los edificios públicos grandes y magníficos, los palacios de la nobleza son numerosos y espléndidos; pero la mayor parte de las casas, especialmente en los suburbios, son humildes casuchas de madera mal construidas.”

En aquella época, Varsovia estaba habitada por polacos, lituanos, rusos, germanos, moscovitas, judíos y rumanos.

Una vez llegado a Polonia, Nicolás Chopin, deseoso de convertirse en polaco, rápidamente se familiariza con la historia, carácter, condición y necesidades de su nuevo país; y poco tiempo después de su llegada a suelo polaco, se refería a su lugar de nacimiento como “una tierra extranjera”.

Nicolás Chopin pasó, de ser un pequeño campesino francés a un burgués polaco de la más fina especie. Hablaba y escribía el francés, inglés, polaco, alemán y latín, idiomas, todos, que enseñará a su hijo. Pasó de ser un oficinista en una fábrica de tabaco a tutor de familias polacas pertenecientes a la nobleza, profesor en el Liceo de Varsovia, de la escuela de artillería e ingeniería y de la academia del clérigo romano católico.

Entre los alumnos de Nicolás Chopin encontramos a una joven aristócrata de nombre María Laczinska de Czerbiejew, quien más tarde y con el nombre de María Walewska se convertirá en la amante de Napoleón.

En 1802 encontramos a Nicolás Chopin como tutor de los hijos de la condesa Skarbek en Zelazowa Wola, una villa que se encuentra cerca de Sochaczew a 53 Km de Varsovia. La propiedad de los Skarbek es una mansión rústica que se encuentra en el corazón de un pequeño bosque dividido por el río Utrata.




Allí mismo, en la casa de la condesa Skarbek, y como ama de llaves vive Justina Krzyzanowska (apellido que equivale a La Cruz en castellano), joven de 20 años perteneciente a una familia noble venida a menos, era de hecho prima lejana de la condesa, Justina era una joven capaz, modesta, fina y de aspecto distinguido, tocaba el piano y hablaba el francés el cual practicaba con el tutor de los hijos de la condesa. Nicolás y Justina se conocieron durante 4 años, hasta que finalmente descubrieron que ya practicaban el verbo amar, y se casaron el 2 de junio de 1806 en la iglesia de Brochow, él a la edad de 35 años y ella a la de 24. La joven pareja se establece en un pabellón cercano a la casa.



Pasen por aquí si quieren ver una foto en 360º de Zelazowa Wola:
http://chopin2010.pl/panoramy/zelazowa01.html


Bibliografía:
Chopin. Autor Bernard Gavoty
Frederick Chopin as a Man and Musician. Autor Frederick Niecks
Chopin The reluctant romantic. Autor Jeremy Siepmann
Parejas que hicieron historia:George Sand y Frédéric Chopin. Autor Fernando Díaz-Plaja
Fotos:
Nicolas: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Miko%C5%82aj_Chopin.jpg
Justina: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Justyna_Chopin.jpg
Zelazowa Wola: http://en.chopin.nifc.pl/web/gfx/foto/o/zelazowa_wola.jpg

4 comentarios:

Kyuuketsuki dijo...

Recordé algo que me sucedió en mixup: ver a dos chicas apuradísimas porque al novio de una "le gusta la música clásica". Buscando en los discos, le iba preguntando a otra si ya tenía tal o cual, y le preguntó: "¿Y chopín? ¿Ya tiene el de chopín?" (pronunciado como se lee en español) mientras la otra contestaba "no sé, igual y ese es nuevo... nunca había oído de chopín". Quise ayudarles pero la verdad... ñe :P

La Lupe dijo...

Jojojo si les hubieras ayudado... que malo!
Y pues desgraciadamente nuestro país es muy falto en educación cultural, pero eso sí, igual si les hubieras preguntado el último chisme de algún programa de espectáculos, seguro se lo sabían, es una pena :(

ldecaso dijo...

Muy padre tu blog.
Yo soy un amante de la llamada música clásica (aunque yo diria recurriendo a un "mamonismo" musica de expresión con mas neuronas invertidas en su creación).Chopin ocupa un lugar muy importante en mi corazón ya que mi primer disco fue de el, un disco marca Capitol con los 24 preludios tocados por Leonard Pennario, (un pianista gringo) que le pedí a los reyes magos cuando tenia 8 años (lo nerd se trae desde chiquito) y que me gustaba mucho porque escuchaba a mi prima mayor tocar el preludio 15 y el 4 en casa de mi tía. El disco lo toqué hasta que quedo irremediablemente gastado y rayado.

Saludos y felicidades por el blog

La Lupe dijo...

Idecaso, que bonito recuerdo de tu primer disco! De los preludios el que más me gusta es el No. 24('The Storm'). Saludos!