jueves, 6 de marzo de 2014

De Chopin: Visitando a Mendelssohn y a Schumann

Después de visitar a los Wodzinska y en su camino hacia París, Chopin se detiene en Leipzig con la intención de visitar a Mendelssohn, a los Wieck y Schumann. Llega a Leipzig el 26 de Septiembre de 1835 y se dice que se alojó en el Hotel de Saxe.

Primero visita a Mendelssohn, se reconocen y pasan el tiempo entre música y charla, tan contentos el uno con el otro y tan entretenidos, que olvidan que deben visitar a la casa de los Wieck, en donde verán a Schumann; cuando se dan cuenta de la hora acuden rápidamente. Hay una anécdota que dice que al llegar a la casa de los Wieck y tocar a la puerta Mendelssohn grita desde fuera: “¡Aquí está Chopin!” y se va muy de prisa, y es que sabía que el Sr. Wieck se encontraría enfadado por la demora.

Una vez que lo recibieron, Chopin conoce a Schumann y a una jovencita de 16 años, Clara Wieck, que en un futuro se convertiría en Clara Schumann y quien toca para Chopin dos de sus Estudios y la Sonata en Fa Sostenido de Schumann, su manera de interpretar la música impresiona favorablemente al polaco, quien a su vez toca su Nocturno Opus 9 No.2 en mi bemol mayor, su música y su interpretación hacen que el Sr. Wieck olvide su enfado y admire profundamente a Chopin.

Por su parte, Schumann, quien ya admiraba a Chopin desde hace tiempo, es en ese momento director de una publicación semanal sobre música, y publica la impresión que le causó la visita de Federico a Leipzig: “El estilo de su ejecución es único, como el de sus obras; su ejecución me ha cautivado profundamente. No temo llamarlo virtuoso consumado… He experimentado un extremo placer en encontrar por fin un verdadero músico. Nos ha hecho conocer algunos de sus nuevos Estudios. Chopin me juró que vendría a Leipzig en invierno, para asistir a la audición de mi sinfonía, que yo querría tocar en su honor.”

También Mendelssohn deja testimonio de la visita de Chopin, en una carta a su padre y hermana: “Chopin estuvo aquí. En cuanto a mí, de nuevo me encantó su manera de tocar, y estoy seguro de que si tú, papá, oyeses algunas de sus mejores piezas, tocadas como él las toca, dirías lo que yo. En su ejecución hay algo completamente original, y al mismo tiempo tanta maestría, que se le puede llamar virtuoso perfecto. Porque yo sé apreciar la perfección, para mí fue un día muy agradable. Me alegré de ver nuevamente una meta clara y perfectamente definida, tan distinto de esos semivirtuosos y semiclásicos que quieren combinar en su música los honores de la virtud con los placeres de la vida. Aunque nuestros estilos sean tan distintos, como el cielo y la tierra, me es más fácil comunicarme con un hombre como él que con esas semipersonas.”

Finalmente Federico continúa su viaje rumbo a París, pero tiene que parar por unos día en Heidelberg, debido a que enferma de bronquitis, la cual no se curaría al llegar a París, por ahí de mediados de Octubre, muy al contrario, en Noviembre recae e incluso llega a escupir sangre y a tener fiebres altas acompañadas de alucinaciones; este estado lo hace permanecer alejado de todos, alejamiento que propició el falso rumor de su muerte. Veremos más adelante cómo su estado de salud afectará en su relación con María, quien por este tiempo es la dueña de sus pensamientos y de su amor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

He leido varias de las entradas de tu blog y queria felicitarte por el gran trabajo de investigación y redacción que haz logrado, pareciera que uno esta leyendo un libro dedicado a chopin, liszt y anexos (y mira que poseo el "chopin: pianist and teacher"). Felicidades por un trabajo hecho con tanta pasión.

La Lupe dijo...

Hola
Gracias por tus palabras. Me alegra mucho que te guste el contenido de este blog; para mí es un placer investigar y escribir sobre mi amor Chopin, Liszt y demás. Gracias por leer.